La gran fiesta de todos

 

 

Por Susana del Calvo

Siempre he sido una eterna enamorada de la lectura. Desde pequeña iba a las librerías y separaba las obras que me interesaban para buscarlas en cuanto papá me diera la mesada. Mi hermana no se explicaba cómo a ella le pedían una radiografía cuando pedía un poco más y a mi me daban lo que yo pidiera. Papá sabía que era para libros.

Esa amistad con los administradores de esas tiendas me permitió poder comprar la colección de lujo de las obras completas de José Martí, que sigue siendo su autor preferido. El me enseña a pensar, a caminar, a amar y siempre está con nosotros. No hay nada mejor que esa íntima comunión que se establece a través de sus páginas.

En casa me conocían, cuando mamá me veía con un libro en la mano aseveraba que era mejor que no me hablaran pues yo estaba en otro mundo. Papá cuando me veía llorar abrazada a un tomo señalaba que de seguro estaba con Víctor Hugo y Los Misirables.

No lo puedo evitar me adentro tanto en la trama que formo parte de ella. Traté de inculcarle ese amor a mis hijos, no siempre con éxito. El INTERNET me hace competencia pero yo sigo adorando esas páginas que estimulan todos mis sentidos, sin olvidar el tacto. Abogo porque estos no desaparezcan, de ahí que aplaudo la Feria del Libro, que aunque no todos pueden comprar, siempre hay quien te de el libro amigo en la gran fiesta de todos.

Los retoños

indice

Por Susana del Calvo

 La vigencia de José Martí es indiscutible, recordemos cuando dijo Patria es humanidad y constatemos como el martiano mayor, Fidel Castro, puso ese principio en alto con la creación de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas fundada en 1999 luego de la catástrofe ocasionada por los huracanes Jorge y Mitch a finales de 1998 en Haití y Centroamerica. No sólo era enviar nuestros médicos a socorrer esas poblaciones, era la necesidad de formar profesionales de esos países para que pudieran poner la ciencia al servicio de las poblaciones más desposeídas. Surge el Plan Integral de Salud

Hemos recorrido esos parajes apartados en la región donde laboran el personal cubano y los egresados de la ELAM, estos gozan de prestigio en sus poblaciones, hemos visto a indígenas que hoy son doctores gracias a este humanitario programa, ellos nunca hubieran tenido la oportunidad de cursar esos estudios en sus países y siempre recuerdan con amor a Fidel y a todos sus profesores que los hicieron crecer, en especial a su primer rector el doctor Juan Carrizo que ya no se encuentra entre nosotros pero pudo ver los frutos de su siembra. Hoy en día se han graduado más de 25 médicos de 94 países y el proyecto está integrado por 117 naciones de casi todos los continentes distribuidos en los diferentes años y facultades de todas las provincias cubanas.

En Venezuela vimos a egresados de otros países que fueron a prestar su ayuda solidaria a la Revolución Bolivariana en llanos y montañas, en Haití también han dicho presente y en sus países se destacan por su humanismo y alta calificación, muchos de ellos ocupan puestos importantes en sus Ministerios de Salud, por lo que podemos catalogar de muy buenos los resultados.

En estos días nos llegó una comunicación de la Asociación Peruana de Graduados de medicina en Cuba con la realización de jornadas de atención médica gratuita en homenaje al natalicio de José Martí, el autor intelectual de este hermoso programa. También en Colombia,es importante señalar que se han beneficiado mas de 1.500 Jóvenes Colombianos en su gran mayoría de los sectores menos favorecidos, muchos de ellos, al giaul que de otros países se especializan en distintas áreas de la medicina como Oftalmología, Ginecología,  Obstetricia, Urología entre otras. 

Los retoños de la Escuela Latinoamericana de Ciencia Médicas hoy en día hermosos árboles, hombres y mujeres al servicio de la humanidad, como lo soñaron Martí y Fidel.

En familia

indice

Por Susana del Calvo

Es bueno sentirse en familia, una bien grande por cierto, donde se uenen el científico de alta calificación junto al más simple trabajador. Esto han sido los festejos por el aniversario 50 de institutos de la medicina cubana, que hoy por hoy constituyen la columana veretebral del sistema cubanao de salud, elevado por su cienfificidad a los países del primer mundo.

Hace 50 años se crearon los primeros institutos por iniciativa del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro. Para muchos constituye un misterio como un país como Cuba, subdesarrollado, bloqueado por Estados Unidos, con múltiples dificultades económicas, ha podido desarrollar las ciencias con resultados únicos en el mundo.

Es un aplio abanico que nos muestra no sólo la sustitución de importaciones para dar respuesta a las necesidades de la población de un país bloqueado, en violación a todos los derechos humanos que se levanta poderoso incluso con medicamentos únicos en el mundo y con programas nacionales como el de la protección materno infantil y el desentrenamiento de los atletas de alto rendimiento de cualquier disciplina.

Lo importante en todo esto, lo más humano, es que cuando hablamos de los éxitos de la ciencia cubana vemos con estos están al alcande de todos, un simple ejemplo, dentro de muchos, es la vacuna terapeútica contra el cáncer de pulmón que ya está en la atención primaria, o la atención al adulto mayor lidereada por el Instituto de Medicina Deportiva o como el Heberprot-P que ha evitado la amputaci8ón de miembros inferiores a pacientes con úlceras del pie diabético, entre otros.

Quien osa cuestionar que en Cuba se respeten los derechos humanos. Usted?

Cuba y la Salud

POR SUSANA DEL CALVO

Al hacer un recuento de la Salud Pública en Cuba no podemos dejar de mencionar al salubrista mayor, el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, que en aquel año de 1953 en su histórico alegato La Historia me absolverá, cuando era juzgado por el ataque al Cuartel Moncada, fue capaz de ver más allá y defender el derecho universal y gratuito a la atención médica de toda la población.

Esto que parecía una quimera se hizo una hermosa realidad no sólo para Cuba, también nuestros especialistas han brindado su ciencia en más de cien países basados en una medicina de ciencia y conciencia que ha logrado salvar a millones de personas que hubieran perecido sin una atención especializada. No son meras palabras son hechos que nadie puede ignorar.

Este año ocho institutos fundados por Fidel para tener unos servicios médicos de excelencia, cumplieron 50 años de existencia con resultados de primer nivel en el campo de la ciencia: el cardiovascular, el de gastroenterología, de hematología, angiología, endocrinología, medicina deportiva, nefrología y neurología, que conformaron la columna vertebral de la investigación en función de la asistencia a la población.

El 2016 está marcado por la expansión del Zika por las Américas trasmitido al igual que el dengue, el chicungunya y la fiebre amarilla por el mosquito Aedes aegypti, principalmente, de tal forma que la Organización Mundial de la Salud emitió una alerta epidemológica.

Dada la experiencia de Cuba la Organización Panamericana de la Salud realizó en La Habana una reunión Regional de expertos a la cual asistieron varios ministros de Salud y autoridades sanitarias del área, llegándose al consenso de una acción común adaptada a las condiciones de cada país en la lucha por disminuir los niveles de infestación del vector.

Cuba desplegó desde los inicios un programa intensivo en el cual no sólo participaron el personal de salud, se incorporaron las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior y como bastión fundamental la comunidad, pues es de todos bien sabido que esa batalla se gana en el hogar. En estos momentos está en práctica un programa de sostenibilidad.

Para el estudio de los arbovirus, agentes trasmisores del Zika se creó una comisión de estudio de sus efectos secundarios, entre los que se encuentra entre las mujeres embarazadas que son infestadas, la microcefalia en el niño que puede llevar hasta un desenlace fatal.

Expertos de Cuba y Estados Unidos se han reunido en dos ocasiones para las investigaciones del tema. El programa cubano incluye una atención especial a las mujeres embarazadas y luego al bebé para poder detectar a tiempo cualquier anomalía.

En estas reuniones se llegó a la conclusión de considerar cuatro aspectos claves: la detección, la prevención, la respuesta y la investigación. En esto Cuba tiene una amplia experiencia que da como resultado que sea el país donde se registran menor número de caso de Zika, la gran mayoría importados.

Las enfermedades cardiovasculares han retomado este año el primer lugar entre las causas de mortalidad en Cuba seguida muy de cerca por los tumores malignos. Ahora bien, un problema serio de salud son las enfermedades crónicas no transmisibles que según las últimas investigaciones aparecen ya desde edades tempranas y se han reforzado los programas especiales de educación a la población. La salud es un problema de todos.

La mortalidad infantil se mantiene en niveles bajos alrededor de 4 por cada mil nacidos vivos y la esperanza de vida ha subido a 78 años los hombres y 80 las mujeres.

El país produce actualmente el 65% de los medicamentos que consume e importa otros para la diabetes, sida y cáncer, que vende a precios subsidiados.

Este nivel de producción, resultado de fuertes inversiones en esa industria, aminoró considerablemente la escasez de medicamentos que
afectó a Cuba hace 10 años, y la convirtió en un grave problema nacional. La producción y comercialización de medicamentos en Cuba es totalmente estatal y se realiza a precios subsidiados.

Uno de los retos es desarrollar y potenciar la medicina natural y tradicional y la producción de fitofármacos (de origen vegetal) y apifármacos (a partir de la miel de abejas) con la calidad requerida, lo cual tiene excelentes resultados y son acogidos con beneplácito  por la población y los especialistas.

Los servicios médicos cubanos, tanto en el país como en otras regiones del mundo, se han convertido en la principal fuente de ingresos para la nación y el Ministerio cubano de Salud Pública se autofinancia. Recordamos las palabras del líder de la Revolución, Fidel Castro, que ya en aquel lejano 1961 anunciaba que Cuba sería un país de hombres de ciencia que la pondría al servicio de la humanidad.

Se realizaron múltiples encuentros nacionales del Consejo Nacional de Sociedades Científicas del Ministerio Cubano de Salud Pública, entre ellos tres que se efectuaron por primera vez, con su homólogo de Estados Unidos con los avances de cada país, el de células madres y el de muerte súbita, todos ellos se caracterizaron por el elevado nivel científico de los especialistas de todas partes del mundo y el rico intercambio de experiencias.

Aquí recordamos las palabras de José Martí: Todo hombre al nacer tiene el derecho a que se le eduque y después en pago educar a los demás y aquí agregamos en especial cuando está en juego el derecho más sagrado del hombre, la vida, eso se respeta en Cuba al salvaguardar la salud de todo ser humano.

Cuba y la salud

salud

Por Susana del Calvo

Al hacer un recuento de la Salud Pública en Cuba no podemos dejar de mencionar al salubrista mayor, el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, que en aquel año de 1953 en su histórico alegato La Historia me absolverá, cuando era juzgado por el ataque al Cuartel Moncada, fue capaz de ver más allá y defender el derecho universal y gratuito a la atención médica de toda la población.

Esto que parecía una quimera se hizo una hermosa realidad no sólo para Cuba, también nuestros especialistas han brindado su ciencia en más de cien países basados en una medicina de ciencia y conciencia que ha logrado salvar a millones de personas que hubieran perecido sin una atención especializada. No son meras palabras son hechos que nadie puede ignorar.

Este año ocho institutos fundados por Fidel para tener unos servicios médicos de excelencia, cumplieron 50 años de existencia con resultados de primer nivel en el campo de la ciencia: el cardiovascular, el de gastroenterología, de hematología, angiología, endocrinología, medicina deportiva, nefrología y neurología, que conformaron la columna vertebral de la investigación en función de la asistencia a la población.

El 2016 está marcado por la expansión del Zika por las Américas trasmitido al igual que el dengue, el chicungunya y la fiebre amarilla por el mosquito Aedes aegypti, principalmente, de tal forma que la Organización Mundial de la Salud emitió una alerta epidemológica.

Dada la experiencia de Cuba la Organización Panamericana de la Salud realizó en La Habana una reunión Regional de expertos a la cual asistieron varios ministros de Salud y autoridades sanitarias del área, llegándose al consenso de una acción común adaptada a las condiciones de cada país en la lucha por disminuir los niveles de infestación del vector.

Cuba desplegó desde los inicios un programa intensivo en el cual no sólo participaron el personal de salud, se incorporaron las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior y como bastión fundamental la comunidad, pues es de todos bien sabido que esa batalla se gana en el hogar. En estos momentos está en práctica un programa de sostenibilidad.

Para el estudio de los arbovirus, agentes trasmisores del Zika se creó una comisión de estudio de sus efectos secundarios, entre los que se encuentra entre las mujeres embarazadas que son infestadas, la microcefalia en el niño que puede llevar hasta un desenlace fatal.

Expertos de Cuba y Estados Unidos se han reunido en dos ocasiones para las investigaciones del tema. El programa cubano incluye una atención especial a las mujeres embarazadas y luego al bebé para poder detectar a tiempo cualquier anomalía.

En estas reuniones se llegó a la conclusión de considerar cuatro aspectos claves: la detección, la prevención, la respuesta y la investigación. En esto Cuba tiene una amplia experiencia que da como resultado que sea el país donde se registran menor número de caso de Zika, la gran mayoría importados.

Las enfermedades cardiovasculares han retomado este año el primer lugar entre las causas de mortalidad en Cuba seguida muy de cerca por los tumores malignos. Ahora bien, un problema serio de salud son las enfermedades crónicas no transmisibles que según las últimas investigaciones aparecen ya desde edades tempranas y se han reforzado los programas especiales de educación a la población. La salud es un problema de todos.

La mortalidad infantil se mantiene en niveles bajos alrededor de 4 por cada mil nacidos vivos y la esperanza de vida ha subido a 78 años los hombres y 80 las mujeres.

El país produce actualmente el 65% de los medicamentos que consume e importa otros para la diabetes, sida y cáncer, que vende a precios subsidiados.

Este nivel de producción, resultado de fuertes inversiones en esa industria, aminoró considerablemente la escasez de medicamentos que
afectó a Cuba hace 10 años, y la convirtió en un grave problema nacional. La producción y comercialización de medicamentos en Cuba es totalmente estatal y se realiza a precios subsidiados.

Uno de los retos es desarrollar y potenciar la medicina natural y tradicional y la producción de fitofármacos (de origen vegetal) y apifármacos (a partir de la miel de abejas) con la calidad requerida, lo cual tiene excelentes resultados y son acogidos con beneplácito  por la población y los especialistas.

Los servicios médicos cubanos, tanto en el país como en otras regiones del mundo, se han convertido en la principal fuente de ingresos para la nación y el Ministerio cubano de Salud Pública se autofinancia. Recordamos las palabras del líder de la Revolución, Fidel Castro, que ya en aquel lejano 1961 anunciaba que Cuba sería un país de hombres de ciencia que la pondría al servicio de la humanidad.

Se realizaron múltiples encuentros nacionales del Consejo Nacional de Sociedades Científicas del Ministerio Cubano de Salud Pública, entre ellos tres que se efectuaron por primera vez, con su homólogo de Estados Unidos con los avances de cada país, el de células madres y el de muerte súbita, todos ellos se caracterizaron por el elevado nivel científico de los especialistas de todas partes del mundo y el rico intercambio de experiencias.

Aquí recordamos las palabras de José Martí: Todo hombre al nacer tiene el derecho a que se le eduque y después en pago educar a los demás y aquí agregamos en especial cuando está en juego el derecho más sagrado del hombre, la vida, eso se respeta en Cuba al salvaguardar la salud de todo ser humano.

Historia de amor

 

Por Susana del Calvo

 

Múltiples son los mensajes de todas partes del orbe que nos llega. Este mensaje lo recibí y por su hermoso contenido estoy de acuerdo con ella en que el mundo debe conocer su historia de amor, los invito:

Amiga y hermana, en estos momentos de tristeza, es tan poco todo lo que se pueda decir, queda claro sólo el amor a Fidel, a la Revolución cubana y gratitud con Dios y la vida por haber vivido en su misma época y haber conocido su grandeza.
Comparto mi historia contigo y quiera compartirla con millones y motivar a tantos a que compartan su historia de amor con Fidel.
MI HISTORIA DE AMOR CON FIDEL
No puedo condenar a los que hoy se regocijan por la muerte de Fidel,
más bien me produce tristeza que esas personas, no tengan la capacidad de sentir la grandeza de ese ser humano. Yo viví en Cuba varios años y muchos me preguntan si lo conocí personalmente y lo que no saben es que tengo una historia de amor con ese hombre, pero ahora llegó el momento de contarla y para eso, debo empezar hablando de mi padre.
Mi padre, Arístides, nació mucho antes de la Revolución en un pueblito cerca de la Habana llamado Alquizar; me contaba que él y su hermano mayor tenían solo un par de zapatos y se turnaban para ir a la escuela con ellos; un día uno, un día el otro. Los zapatos se rompieron y así fue como solo estudió hasta 2do grado. Mi abuela Felicia tuvo once
hijos, cuatro murieron muy pequeños, de diarreas, tétanos y otras enfermedades. Siete sobrevivieron a base de pan duro y
de lo que procuraba mi abuelo Tomas cuando lograba trabajar como peón en una finca por cortas temporadas. Mi padre recorría descalzo y casi
desnudo largos trillos en esa finca de Alquizar para llevar a su papá,
que trabajaba de sol a sol en esos surcos y por unos centavos, una
lata con un masacote de plátano verde hervido con sal que llaman fufú y que mi abuelo devoraba. Siendo aún un niño, mi padre empezó a trabajar en una panadería y entraba en la noche hasta la tarde del día siguiente por una libra de pan fresco y una libra de pan duro que mi
abuela rociaba con agua de azúcar prieta para repartirla equitativamente entre todos. Ya de adulto y muy joven, en el año 1951
se embarcó como polizón en el barco Corazón de León rumbo a Venezuela
y una vez en altamar se presentó ante el capitán para pagar su pasaje
con trabajo. Fue así, como después de estar a punto de naufragar,
llega a este país, donde pasó épocas de bonanza y épocas de pobreza,
aquí forjó una familia de siete hijos con una venezolana, mi amada
madre Alidis y nos enseñó miles y millones de cosas, valores,
principios y amor a nuestra patria Venezuela y a la de él que hicimos
nuestra, Cuba. Nos enseñó sus canciones y sus historias, nos hablaba de Fidel y de la revolución que estaban haciendo allá y yo soñaba con estudiar en un de esos colegios que vi en un documental llamado La Nueva Escuela y lo logré! Paradójicamente tengo que agradecerlo a una lesión de rodilla que sufrí y por lo viajé a Cuba donde me operaron.
En esa época (1982) no existía convenio petrolero ni nada más que pura y desinteresada solidaridad. No llegué como hija de cubano, sino como una venezolana más a través del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y como era un tratamiento largo, me dieron la
oportunidad de estudiar bachillerato, luego me otorgaron la beca para
medicina.
Un día, contándole a mi papá sobre una de esas temporadas de trabajo
voluntario en el campo mientras estudiaba en la universidad, me empezó a bombardear con preguntas, pues ese año nos había tocado en su pueblo, Alquizar. El me preguntaba tratando de ubicarse para saber exactamente en qué finca había estado y después de responder todas sus preguntas, se le humedecieron los ojos y me dijo: esa era la finca donde trabajaba mi padre… yo lo abracé, pero solo entendí la magnitud de lo que él sentía cuando me dijo: “Si cuando yo era un niño pobre y hambriento, que andaba descalzo y sin esperanza por esos surcos con una lata de fufú para papaito, me hubiera imaginado que 50 años después, una hija mía iba a estar en esos mismos surcos
trabajando voluntariamente mientras estudia Medicina, yo hubiera sido
un niño feliz y hubiera corrido con alegría!”.
Es indescriptible lo que sentí y sentimos en ese momento, es como si de repente y a pesar de las lágrimas, se hubiera borrado de sus ojos toda la tristeza pasada de su vida y de la de tantos millones de
hambrientos de esperanzas.
Siempre admiré y quise a Fidel, pero ese día empecé a amarlo y a verlo
reflejado en mi vida, en la alegría de mi padre, en los ojos de una
persona a la que pude ayudar a sanar y hasta en la vida de mis hijos.
Esa es mi historia de amor con Fidel y me emociona imaginar que
existen millones de personas en todas las latitudes, que tienen una
especial historia de amor con él.
ANA GINETH MORALES FUENTES

Mis recuerdos de la ELAM

16275-fotografia-g

Por Susana del Calvo >>

Parece que fue ayer cuando la otrora escuela de Cadetes de la Marina > en La Habana se convirtió en la Escuela Latinoamericana de Ciencias >> Médicas, recuerdo que aquello parecía un hormiguero para dar la >> respuesta al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien luego >> del paso de los huracanes Jorge, por el Caribe, y Micht por Centroamerica, dejaran a su paso la muerte y la desolación.

Fidel comprendía que no eran los médicos cubanos que acudieron como  un solo hombre para brindar su ayuda solidaria, era necesario formar  a los jóvenes de esos países como profesionales de la salud para que  pudieran atender a sus respectivas poblaciones, de ahí surge la  propuesta de esta institución que en estos años ha graduado miles de  jóvenes como médicos de alrededor de cien países.

Para ellos y para nosotros era un sueño que se hacía realidad, cuando conversamos nos dicen que Cuba es su segunda patria, que los acogieron como hijos y nunca se sentían solos. No faltaron momentos  muy difíciles para algunos ante situaciones como la pérdida de un ser  querido, pero siempre sentían la mano amiga y tenían un hombro sobre  el cual llorar cuando las lágrimas eran incontenibles. Todo el >> personal se convertía en los padres, los amigos, el confidente que >> todo joven necesita.

Aquí se agiganta la figura del doctor Juan Carrizo, quien fue el  rector de esta universidad médica hasta su reciente desaparición  física. La eterna sonrisa de aquel hombre que dedicó su vida a la obra de la Revolución, sin desmayar ante las dificultades, son un  ejemplo para las nuevas generaciones. Firme en sus decisiones, exigente ante el cumplimiento del deber, siempre podían encontrar en él a un hombre de extraordinaria inteligencia que se convertía en el padre cariñoso ante todas las dificultades.

Carrizo siempre estuvo orgulloso de los jóvenes que ayudó a formar como magníficos profesionales, algunos de los cuales ocupan elevadas  responsabilidades dentro de las autoridades sanitarias de sus respectivos países. Su obra continúa, sus semillas dan hoy los frutos >> que esperaba Fidel Castro.

En la ELAM se cuidan como joyas las culturas autóctonas que han servido como lazo indestructible para hermanar pueblos. Llenos de luz, colores y alegría nos enseñan sus raíces en hermosos  espectáculos que pueden también disfrutar los visitantes. Y es que en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas se forman  profesionales de ciencia y conciencia al servicio de la humanidad.

Una batalla sin tregua

Por Susana del Calvo
Hace unos días conversaba con un científico de Estados Unidos que visitaba nuestro país por primera vez y me decía que había podido venir por las últimas resoluciones del presidente Obama pero que en realidad en el norte de su país se conocía muy poco del bloqueo a Cuba, que ese tema donde se manejaba era en el sur, en especial en la Florida. Esto no me extraño ya que la guerra mediática contra Cuba trae consigo no sólo la manipulación de la información, también la distorsión de nuestra realidad.
Cierto es que con el restablecimiento de relaciones diplomáticas se han dado algunos pasos de avance, pero lo que podemos constatar hasta el momento que estos favorecen sólo a los intereses de Estados Unidos y muy poco a los de Cuba, a esto el científico me dijo que el gobierno nunca pierde, claro, eso no extraña a nadie y nosotros lo sabemos muy bien porque lo hemos sentido en carne propia durante más de medio siglo.
El intercambio científico va en aumento, eso es excelente, aprendemos de ambas partes y eso es en beneficio de los pueblos pero tiene sus limitaciones como la posibilidad de entrenamiento de los cubanos en ese país por el ya mencionado bloqueo.
A los gobernantes norteamericanos no les interesa como perjudican al pueblo cubano, igual que no les importa cuando desatan guerras en cualquier parte del mundo, los muertos no los ponen ellos, el dolor de una madre cuando su hijo está entre la vida y la muerte en espera de un medicamento que sólo tienen los Estados Unidos y que Cuba tiene que adquirir por terceros o cuartos países, lo salvan pero quedan las cicatrices de la agonizante espera tanto en los familiares como en el personal médico que lo atiende.
Es una gran ironía que Cuba sea el único país en el orbe enemigo de los Estados Unidos lo que impide cualquier transacción financiera y permite al gobierno norteamericano financiar acciones subversivas que en estos momentos tienen otras aristas, más encubiertas, enamorar a las nuevas generaciones con el American Way or Life y que olviden la historia para que se plieguen a sus intereses.
Que nadie se engañe, el bloque está presente, cambio su estrategia pero para agudizarlo, no para eliminarlo y nuestra juventud no es ciega y nadie se va a dejar arrebatar lo que tanto sacrificio ha costado, es una batalla sin tregua.

El corazón de la ciudad

Por Susana del Calvo
Las ciudades, aunque cubierta por objetos inanimados, palpitan al compás de sus pobladores, ríen y lloran cuando se sienten olvidadas y, aunque de forma callada, expresan sus sentimientos que entran por los poros e incitan a recordarles que siempre las tienes presente, no sólo en el cantar de la poesía o la prosa, sino en múltiples melodías que tarareas sin darte cuenta cuando te alejas. De ahí que iniciemos este recorrido por la Rampa, que desde la década del 50 del pasado siglo se convirtió en su corazón.
Nací hace varios años, cuando finalizaba la primera mitad del pasado Siglo, en el hospital Reina Mercedes, emplazado en aquel entonces en la intersección de las calles L y 23, en el Vedado. Esa institución asistencial estuvo ubicada en sus inicios en la actual Habana Vieja, donde se fundó la Villa de San Cristóbal de La Habana, el 16 de noviembre de 1519, para iniciar la tercera década del Siglo XVI.
Cuando uno pasa por ahí y ve la juventud que inunda la conocida heladería Coppelia, pensamos que sería muy bueno conocer un poco más de la historia de ese lugar. Ya pocos conocen que allí había un hospital que al final fue trasladado para unas nuevas instalaciones y que lleva el nombre del Comandante Manuel Fajardo.
Cuentan los archivos de Indias que el gobernador español, Juan Maldonado fundó en la Villa de San Cristóbal de La Habana un hospital que dieron en llamar San Felipe el Real, cuya construcción comenzó en 1597 y recibió a los primeros enfermos apenas dos años después, como para prepararse a recibir el nuevo Siglo.
En el Siglo XVII cambia su nombre a San Juan de Dios al pasar la administración a esa orden religiosa que en 1793 entregan al Municipio de la ciudad, era en esa época el único hospital general de la Villa. Podríamos, al decir popular, que fue un poco Palestino pues en 1861, al derrumbarse el viejo caserón que ocupaba, se trasladó a los altos de la cárcel hasta que terminaran el nuevo edificio en la manzana formada por las calles Aguiar, San Juan de Dios, Habana y Empedrado, en la cuna de la ciudad.
Pero no faltaron las buenas noticias, el 19 de noviembre de 1880, se colocó la primera piedra del edificio que ocuparía el hospital que finalmente se llamaría Nuestra Señora de las Mercedes, según consta en la Resolución del Tribunal Supremo de España el 20 de febrero de 1894 publicada en la Gaceta de La Habana. Ya esta edificación está ubicada entre las calles 21, K, 23 y L, y se inaugura oficialmente el 8 de febrero de 1886. Dato curioso es que a finales del Siglo XIX comenzó a funcionar en la institución la primera escuela de enfermería en Cuba.
La Junta de Patronos del hospital acordó el 24 de noviembre de 1954, trasladar su sede y vender el terreno, la edificación no se llegó a demoler hasta 1958. En 1955 se coloca la primera piedra del nuevo edificio en la loma del Príncipe, donde brinda sus servicios desde 1957. Después del triunfo de la Revolución se le cambia el nombre por el del doctor Manuel Fajardo Rivero, más conocido por Piti, caído en combate en la lucha contra bandidos en el Escambray, en 1960, ejemplo de profesional y revolucionario desde la lucha contra la tiranía de Fulgencio Batista.
No pasamos por alto que en época de la colonia española lo más significativo de la zona era la batería de cañones para proteger el litoral de eventuales ataques de corsarios y piratas ubicada en el Hotel Nacional de Cuba, instalación que se construyó en la década del 30 del pasado siglo y que hoy conserva toda su prestancia. En ese centro, insignia de la hotelería cubana, se han alojado personalidades del arte, la política y la ciencia, como Winston Churchill, Rómulo Gallegos, los duques de Windsor y el científico Alexander Flemming, entre otros, que hoy por hoy forman parte de la historia de la humanidad.
Es muy difícil encontrar a un habanero que no haya paseado por los hermosos jardines de la instalación, es usual encontrar a jóvenes quinceañeras o parejas de recién casados que se tiran las fotos en este lugar de ensueño, sería excelente que tanto nacionales como extranjeros conocieran aunque sea lo mínimo de los secretos de antaño.
En la famosa esquina de L y 23 es donde finaliza La Rampa aunque algunos pretenden extenderla hasta la Avenida de los Presidentes, es la parte más alta de una pequeña elevación desde donde a sus pies contemplas un mar tan azul como el cielo que bordea el Malecón Habanero. Algunos no recuerdan de donde proviene el nombre, son varias décadas y pocos curiosos.
Hablemos de la arteria principal de esa zona, la calle 23. Allá por los años 50 del pasado Siglo en la calle 23 entre P y Malecón, en el Vedado, se construye un moderno complejo comercial donde podías adquirir de todo un poco si el bolsillo tenía buenas provisiones, su nombre era “La Rampa”, y tiene como colofón una pequeña cascada de los arrecifes del Hotel Nacional, es ahí donde nace, en un terreno robado al mar, pues toda la zona está sobre rocas y no faltan manantiales subterráneos. Frente a este complejo está el Ministerio de Comercio Exterior.
En orden ascendente entre P y O. ocupa toda una manzana el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, que además de atender sus obligaciones cuenta con un Círculo Infantil o guardería para los pequeños cuyos padres laboran por la zona, a sus espaldas el Hotel Nacional.
También en la esquina de 23 y O, apenas a cien metros encuentras un cine que lleva ese nombre donde se estrenó el 30 de diciembre de 1960 el filme Historias de la Revolución, de Tomás Gutiérrez Alea, el primer largometraje de ficción realizado por el naciente Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos, ICAIC, fundado en marzo de 1959, a la entrada, a su izquierda, en lo que viene a ser el sótano está un club nocturno denominado “La Gruta”. Esa esquina se hizo muy conocida cuando la afamada artista italiana, Sofía Loren, representante en aquel entonces del glamour y el buen gusto, afirmó que ese lugar era el más sexy de la ciudad.
En esa esquina de 23 y O, además del cine hay una pequeña oficina que ha prestado varios servicios, al cruzar la calle está lo que es el Sofía, cafetería en los altos donde puedes apreciar a artistas cubanos, y en los bajos un restaurante de día y al caer la tarde un centro nocturno, frente está hoy en día el Centro de Prensa Internacional, en es cuadra hay varios centros nocturnos y algún que otro lugar de expendio de comidas varias que no llegan a la categoría de restaurante pero te matan el hambre en caso de que no seas muy exigente y tengas paciencia para esperar hasta que te salgan canas.
En esa cuadra tienes por la parte del Sofía un lugar agradable que es el Café Amor, que tiene sus altas y bajas, pero funciona, ahí tiene dos centros nocturnos en sótanos, la Zorra y el Cuervo, para los amantes del jazz y como vecino y otro que es tan malo que ni recuerdo el nombre, sin dejar de mencionar una pequeña edificación que reúne la parte docente e investigativa de Ministerio Cubano de Salud Pública , sin dejar de mencionar la Biblioteca para médicos y especialistas. El edificio central está al cruzar la calle N, en esa esquina de 23. Esa es una curiosidad de La Habana, reunidos en esa zona están los ministerios de paz, pues se encuentran también los de Educación y el de Justicia. Es un conjunto de edificaciones y áreas de uso público de importante valor arquitectónico. Los Ministerios de defensa y seguridad nacional están en la Plaza de la Revolución.
Aunque algunos quieren extender este barrio del Vedado, nadie puede poner en duda que esta zona cuajada de grandes hoteles como el Habana Libre y el Nacional, sin dejar de tener en cuenta el Capri, St. John’s y Vedado, tiene un secreto encanto para los visitantes, que desde la esquina de L y 23 pueden contemplar también la majestuosa escalinata de la Universidad de La Habana y su vetusta construcción, no más doblar la cabeza.
La Rampa es como un imán, ni aun en los años 90 del pasado siglo, cuando la mayor crisis económica de la Isla, si querías ver un poco de vida, tenías que ir para esa zona. El turismo nacional y extranjero se hace evidente y la gente circula constantemente. Para muchos cubanos, sobre todo los jóvenes, viene siendo una especie de sitio de encuentros. Todo está cerca.
Lo fines de semana, la plazoleta de la cascada, donde nace La Rampa, se ha convertido con el tiempo en centro de reunión de la juventud, aquello parece una concentración en épocas de verano, apenas te dejan caminar, puedes oír a un grupo cantar acompañados de una guitarra, a los enamorados robarse un beso, o simplemente se sientan en el muro del malecón a contemplar el mar y disfrutar de la suave brisa. En invierno, cuando llega un frente frío es mejor que ni te acerques si no quieres congelarte o que el aire no te deje avanzar un paso.
Las curiosidades abundan, lo mismo puedes ver en el verano, cuando el sol castiga hasta el más santo, a caminantes abrigados como si estuvieran en el Polo Norte, o en el invierno, que aunque algunos no lo crean en especial en La Habana la sensación térmica es bien baja porque en la Rampa cuando entra un frente frío es preferible que los más delgados lleven un ancla como precaución, en esa época puedes ver también a los que se quieren hacer los bárbaros y van muy orondos con una sencilla camiseta y terminan en el hospital con una neumonía, pero ellos querían impresionar a las nenas. Las mujeres no se quedan atrás y la ves con blusas o vestidos de tirantes para enseñar lo que la naturaleza le dio y no en pocas ocasiones hasta donde el cepillo no toca.
En mi juventud salíamos del Instituto al terminar las clases y nos íbamos a cazar las grandes olas que te dejan peor que un pollo mojado, a esa edad no comprendes los peligros de que la fuerza del agua pueda arrastrarte hasta un desagüe y pongas a correr a los bomberos para salvarte la vida en el mejor de los casos, me da espanto pero me apasiona y nuestras carcajadas se podían oír en la parte más oriental de la isla.
La Rampa presenta la característica de ser, a la vez que una articulación, una transición entre el municipio de Centro Habana, colindante con la Habana Vieja, y la modernización de la ciudad a partir del desarrollo del Vedado. De ahí puedes ir a cualquier parte de la ciudad si aparece el transporte que en ocasiones es virtual porque ni los taxis paran y los ómnibus no aparecen y mejor te pones a pasear Rampa arriba, Rampa abajo y a lo mejor te tropiezas con el amor de tu vida. También es práctico llevar un libro de bolsillo sino tienes deseos de conversar o caminar,
Aquí debemos hacer una acotación, en épocas de la colonia, ese territorio se utilizaba como un coto de caza, de ahí que al crecer la ciudad se le denominará a esa zona como Vedado, pero ya con letra mayúscula pues pasó a ser un nombre propio.
Una curiosidad de La Rampa es que su belleza no sólo está en las construcciones del entorno sino que allá por el año 1963, en ocasión del VII Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos que se celebró en La Habana, fueron convocados algunos de los principales artistas plásticos cubanos para engalanar las aceras con mosaicos realizados en granito integral que pueden observarse desde 23 y Malecón hasta la calle L. Son 15 diseños originales de los artistas plásticos más significativos de la época, como Wifredo Lam, Amelia Pélaez, Raúl Martínez que convierten esos cantos en una galería única en el mundo, lástima que la mayoría pasamos sobre ellos y ni nos damos cuenta de su existencia, pero se mantienen firmes al paso de los años en reclamo de una atención que no llega. La pintura y la escultura también están presentes en el entorno y no falta una pequeña galería de arte en el Complejo Cultural más conocido como cine Yara.
La remodelación de la Rampa en aquel momento incluyó también la construcción del Pabellón Cuba, dos paradas de transporte urbano en lo que después fue en 1966 la heladería Coppelia, la fuente de la cascada de 23 y Malecón y la transformación de la funeraria Caballero en un centro de la televisión. No falto la siembra de árboles en la calle 23 y otras aledañas, cuando preparaban los huecos para colocarlos por nada me cuesta el huesito de la alegría, pues al tratar de alertar a mis compañeros, termine la frase en el fondo de uno de ellos: “Cuidado con el ……
La pequeña cascada de 23 y Malecón es una tentación para los más pequeños que tienes que sujetarlos muy bien de las manos pues en un abrir y cerrar de ojos ya están metidos en el agua sin importarle un comino el disgusto de las autoridades y la reprimenda de los padres. El muro que bordea el estanque se ha convertido en lugar de reuniones, no sólo para los que peinan canas, sino también para la juventud, tan pronto ves a los niños bailando, como a un caballerito con su guitarra y un coro que le acompaña, esto es frecuente en el verano y los fines de semana.
La Rampa puede ser considerada el centro actual de La Habana, el barrio de los negocios y del comercio. Allí están los bancos, las compañías aéreas, las agencias de viaje, los cines, las oficinas de los ministerios, numerosos hoteles y tiendas. Las direcciones son muy sencillas pues las avenidas y calles del Vedado están trazadas en ángulo recto y se denominan con cifras o letras. En esa zona se encuentran también los edificios más altos de Cuba, como el FOCSA, premio internacional de arquitectura, Someillán, López Serrano, Retiro Médico, los hoteles Capri y Habana Hilton, hoy Habana Libre, todos datan de la década del 50 del pasado siglo

Al revisar la bibliografía vemos quienes dicen que La Rampa es para La Habana lo que Times Square para Nueva York, aunque señalan la diferencia ya que sería como un bosquejo o una maqueta y la arteria habanera no está comercializada como la neoyorkina. De ahí que afirmen que el parecido data en que son centros neurálgicos de la vida citadina, recuerden que esta zona del Vedado están los principales cines de la ciudad, el Instituto Cubano de Radio y Televisión, emisoras nacionales y la internacional, Radio Habana Cuba, agencias de prensa, restaurantes, galerías de arte, centros de exposición, además de los ministerios y los hoteles antes mencionados, sin olvidar la famosa heladería Coppelia.
Como al cubano le gusta mucho la lectura en la Rampa también puedes encontrar librerías como Alma Mater, en la Universidad, la Fernando Ortiz, apenas a cien metros del Habana Libre y la Centenario del Apóstol, a unos pasos del Hotel Vedado, esta última se caracteriza por sus múltiples actividades culturales que realiza con sus lectores en el parque de O y 25, al cual asisten como invitados autores y músicos de reconocido prestigio.
Abundan en la Rampa los centros nocturnos como La Gruta, tenemos el Cabaret Parisien, en el Hotel Nacional, el segundo en importancia de la ciudad, el Salón Rojo del Hotel Capri, o el Pico Blanco, en el Hotel St. John’s, conocido como la casa del feeling, ubicado en el piso 14 tenía como atracción una terraza al aire libre donde la brisa daba el pretexto a los amantes de fundirse en un abrazo en busca del calor y poder contemplar las estrellas a sus anchas, hoy en día está cubierta por cristales que si bien permiten observar el firmamento y la hermosa vista de la costa habanera, nos priva del encanto de los secretos del infinito.
También están los clubs, instalaciones más pequeñas que gozan de buena música y algunos espectáculos, entre ellos se destacan la Zorra y el Cuervo, como el Rincón del Jazz, ya mencionado, y el Gato Tuerto, lugares que te quedas con los deseos de regresar. Sobre el Café Amor, casi en la esquina de 25 y O, queremos destacar que allí incursionan maravillosos intérpretes que dan sus primeros pasos acompañados por otros de larga experiencia en las tablas.
Por la comida no pueden quejarse, desde la famosa chatarra que tanto gusta a chicos y grandes que acaba con los sistemas digestivos, hasta el Polinesio, que ofertan manjares exquisitos dignos de los más selectos paladares, aunque prepare el bolsillo pues hasta un simple jugo de naranja me hizo preguntarle al camarero si eran de oro o venían de la China. En esta zona está también el Mandarín, que, aunque con una amplia carta, se especializa en comida china. No faltan las pizzerías, que aunque de poca monta, pueden matar el antojo. Ofertas que ofrecen los restaurantes privados, llamados paladares, son también excelentes opciones donde es mejor cuidarse de la gula.
Aquí también puede encontrar con el aumento del turismo a los llamados popularmente jineteros, en busca de que algún iluso le solucione sus problemas de dinero sin tener que trabajar. Las mujeres de vida alegre son en ocasiones curiosas, le dicen al extranjero que no tienen ni un centavo, ni donde caerse muertas y las ves vestidas como para una fiesta con ropa y zapatos de marca. Los hombres no están exentos de estas lides, los hay jóvenes que persiguen a las maduras prometiendo la luna y un amor infinito, y no faltan los que juegan en el mismo bando.
En la Rampa puedes hacer un eterno desfile de modas y modos de todos los tiempos, lo mismo encuentras una minifalda, que un vestido de lentejuelas a las nueve de la mañana, las hay que usan simples sujetadores como blusas y otras que con el ombligo al aire mueven la cintura al paso cadencioso de sus caderas.
De los caballeros hay de todos los tipos, desde el empresario con saco y corbata, hasta el playero con chancletas y una camiseta aunque la temperatura amenace con convertirlo en un pingüino. Los cabellos de unos y otros pueden variar de tonalidades de rojo, negro y rubio, aunque no dejaras de encontrar algunos verde limón o azul cielo, sin perder de vista el naranja, o sea, para gusto se han hecho colores y para perfumes las flores.
La arteria principal es 23 pero no podemos dejar de mencionar las calles principales que la atraviesan, todas nacen en el malecón habanero. Empecemos por la calle L, esta termina en la Universidad de La Habana donde te atrapa su bella arquitectura, puedes acceder por varias vías pero la principal es la escalinata que ha sido escenario de multitudinarias manifestaciones que reflejan como el estudiantado siempre ha estado presente en nuestra historia.
Todo estudiante cuando la ve espera el momento de llegar a sus aulas y según el nivel donde se encuentran dicen que subieron hasta el primer descanso, y así hasta alcanzar su meta. Esta escalinata desemboca donde la calle L se bifurca y baja convertida en la Avenida San Lázaro. Hoy en día además de los actos en apoyo al gobierno destacados artistas ofrecen conciertos espectaculares que atraen a miles de personas de todas las edades y llenan las calles aledañas cantando a coro piezas emblemáticas que en especial reflejan el llamado de paz e igualdad para la humanidad.
En esa calle L encontrarás librerías, teatros, tiendas de todo tipo y casi al llegar a malecón, en la intersección con la calle Línea, otra de las arterias principales de esa zona del Vedado, una clínica oftalmológica internacional que tiene la especialidad de tratar la Retinosis Pigmentaria con una técnica quirúrgica del eminente profesor Orfilio Peláez, que no la cura pero si detiene su avance para evitar que la persona pierda totalmente la visión,
Aclaramos que para los cubanos existe toda una red nacional para detectar la enfermedad desde sus inicios. El extranjero tiene que pagar con precios módicos, para los nacionales es completamente gratuito como toda la atención médica.
Terminamos este recorrido en la actual embajada de los Estados Unidos en Cuba. La Rampa es como una península, allí se encuentra también la Tribuna Antimperialista presidida con una estatua de nuestro Héroe Nacional, José Martí, escenarios de múltiples manifestaciones políticas y culturales tiene a sus espaldas el Pabellón de las Banderas que ondean ante la brisa del mar. En días de fiesta es nuestra enseña nacional, en días de duelo son negras y reflejan el dolor del pueblo.
No por última deja de tener su encanto la calle O que termina en la Avenida Infanta, de todos conocidos es su nacimiento en la amplia plazoleta colindante con los jardines del Hotel Nacional y muy cerca de la Tribuna, ahí se dan excelentes bailes populares en los cuales además de comida y bebida puedes observar algún que otro espectáculo de boxeo por coqueteo e infidelidad, casi todos. En Cuba están prohibidas las armas de fuego para los civiles y no todas las fuerzas del orden pueden portarla, depende de sus funciones. Por otra parte al que se le ocurra portar un arma blanca ni se atreve a sacarla pues pasaría un buen tiempo tras las rejas.
El Ministerio de Educación está presente y al subir la pequeña pendiente tenemos un lugar donde el feeling se adueña todas las noches en la planta baja y en el piso superior un buen restaurante acompañado de un paisaje donde el mar es el protagonista.
Frente al Hotel Nacional está el restaurante Monseigneur, donde antaño Bola de Nieve, una de nuestras glorias musicales, tenían un encuentro con los comensales en un ambiente de distinción, mucho de eso se ha perdido pero tengo la seguridad que entre los magníficos intérpretes que tiene nuestro país pueda rescatarse este lugar de ensueño para los que peinamos canas y sabemos que la juventud sabe apreciarlo y amarlo.
En esta calle casi llegando a la Avenida de Infanta donde termina se encuentra el Ministerio de Justicia. Aunque esta es una calle de poca extensión es el puente para los otros municipios de la ciudad, recuerdo que en el año 1993 cuando todos se preguntan cómo es que sobrevivimos a la crisis, esa era una de las pocas calles que tenía tránsito cuando el país estaba casi paralizado
No le quedara duda de que La Rampa es un sitio privilegiado que
Conduce a todos los caminos y brinda una abanico de la sociedad cubana y de esta ciudad Maravilla.

Una radio rebeldeba

Por Susana del Calvo
En la serie de programas que cada semana nos ofrece Pedro Martínez Pírez dedicados al aniversario 55 de Radio Habana Cuba nos ofrece el testimonio de Jorge Enrique Mendoza, destacado periodista cubano que en la Sierra Maestra durante la lucha insurreccional fue uno de los fundadores de Radio Rebelde en 1958 y entre otras muchas responsabilidades dirigió el periódico Granma, órgano de Partido Comunista de Cuba.
Mendoza recuerda cuando en la Comandancia de La Plata, Fidel Castro, les dijo que al terminar la guerra contaríamos con una potente emisora que llevaría al mundo el mensaje veraz y solidario de la Revolución triunfante. Puntualiza que no pasó mucho tiempo para que se hiciera realidad y ya en febrero de 1961 se iniciaron las trasmisiones en onda experimental. Como el 16 de abril de ese año en el sepelio de las víctimas del bombardeo mercenario, preludio de la invasión por Playa Girón, anunciaba al mundo la existencia de la emisora que se inauguraría oficialmente el Día Internacional de los Trabajadores.
Agregó: “Radio Habana Cuba es la promesa cumplida para los pueblos ansiosos de aliento, es una luz en la oscura noche de la desesperanza y en el esfuerzo de los que luchan sin conocer el descanso, por nn eso entendemos que la emisora es la prolongación de la Radio Rebelde de la Sierra, Maestra no es de extrañar que se reciban cartas de más de 150 países comentando sus trasmisiones y los colaboradores voluntarios que brindan sus informaciones.
Emociona hasta ver prestigiosos luchadores que la escuchaban a todo riesgo en las prisiones del capitalismo, Antonio Maidana, en Paraguay, Rafael Cancel Mirando, Puerto Rico y el chileno Luis Corvalán entre otros.”
En cada una de las palabras de Jorge Enrique Mendoza reina la pasión revolucionaria, el periodista incansable que guarda en su memoria todo lo que ha significado Radio Habana Cuba para los pueblos de todo el orbe.
“Durante diez años La Voz de Viet Nam llegó a los Estados Unidos en perfecto inglés para exponerle al pueblo norteamericano los independentista e irrebatibles argumentos del pueblo de Ho Chi Min. Radio Habana Cuba se honra con ese servicio internacionalista.”
“Emociona al leer el Diario del Che las menciones a Radio Habana Cuba y nos parece que en ese instante el nos escuchaba a todos nosotros.”
Como miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, en el acto por un aniversario de la emisora, Mendoza recordó:
“Radio Habana Cuba dio a conocer al mundo la heroica resistencia de los primeros fusiles que se enfrentaron al intento de ocupación del país, ella también combatió victoriosamente. Cuando la Crisis de Octubre, al decir del Che, todo el pueblo fue un Maceo (general del Ejército Libertador, fuerte en el combate y el pensamiento). Radio Habana Cuba se convirtió en el portavoz de ese pueblo. No ha habido un solo combate, ni sólo esfuerzo en el Tercer Mundo que no contara con la solidaridad de la emisora cubana.”
Para ponerle broche de oro a este recuento, Mendoza acotó: “Radio Habana Cuba es un espejo de los anhelos y los sentimientos solidarios e internacionalistas del pueblo de Cuba.”