UN 24 DE FEBRERO


POR SUSANA DEL CALVO

El 24 de febrero está marcado en la historia de Cuba con letras de oro, todos recordamos que un día como ese pero de  1895 continúa la guerra por la independencia de Cuba sometida al yugo español, y decimos continúa porque su inicio data del 10 de octubre de 1868, hubo que hacer una tregua necesaria en 1878, pero hubo hasta una guerra chiquita intermedia, nunca cesaron las acciones de los hombres amantes de la tierra que los vio nacer para verla libre.
Martí, Máximo Gómez, Antonio Maceo, entre otros,  se encuentran entre las figuras cimeras que encabezaron esta rebelión, la lista sería interminable y aunque ninguno de ellos pudo alcanzar a ver la verdadera independencia del pueblo cubano, el primero de enero de 1959, su legado está presente en todo momento. La vida y obra de estos hombres es hoy estudiada en otras regiones del mundo como paradigmas legendarios de que cuando se quiere con la entrega del alma y el corazón todo es posible.
No se trata de meras palabras o consignas, son hechos, realidades que no se pueden obviar. Hay quienes pretenden que olvidemos nuestra historia, es como decir vean lo alto del edificio y no miren sus cimientos,  pretenden que se borre del mapa todo intento por defender lo nuestro para así poder campear por sus respetos y apropiarse de lo que no es suyo. Que ilusos los que sueñan que el camino está trillado por todas las dificultades que nos han impuesto por más de medio siglo, cada vez que hacen un intento que se convierte en barbaridad como incendiar una guardería infantil con más de 700 niños en el centro de la ciudad, el pueblo se une y ni una criatura sufrió un rasguño. El rechazo fue mundial y no era para menos.
Un 24 de febrero, pero de 1976 es proclamada la Constitución de Cuba con el apoyo de más del 97 por ciento de la población que declara:
 “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. Como lo dijera José Martí
En su primer artículo señala: Cuba es un Estado socialista de trabajadores, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como República unitaria y democrática, para el disfrute de la libertad política, la justicia social, el bienestar individual y colectivo y la solidaridad humana.
El documento  ratifica la aspiración de paz digna, verdadera y válida para todos los Estados, grandes y pequeños, y poderosos, asentada en el respeto a la independencia y soberanía de los pueblos y el derecho a la autodeterminación; además explica que  funda sus relaciones internacionales en los principios de igualdad de derechos, libre determinación de los pueblos, integridad territorial, independencia de los Estados, la cooperación internacional en beneficio e interés mutuo y equitativo, el arreglo pacífico de controversias en pie de igualdad y respeto y los demás principios proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y en otros tratados internacionales de los cuales Cuba sea parte.
Mucho más pudiéramos decir pero en esencia en nuestro país siempre es 24 de febrero.

MI HABANA

Havana, Cuba --- Havana Waterfront From Above --- Image by © Jose Fuste Raga/Corbis

Havana, Cuba — Havana Waterfront From Above — Image by © Jose Fuste Raga/Corbis

 

Por Susana del Calvo

Las ciudades tienen alma, ellas te pueden decir muchas cosas, del pasado, del presente e incluso pueden avizorar el futuro, sus calles, sus edificaciones pueden contarte sus secretos, de ahí que viva eternamente enamorada de mi Habana, en ella nací, crecí y pienso que esparzan mis cenizas.

En una oportunidad regresaba de un viaje y al contemplar la ciudad desde las alturas, el corazón se me quedó en un hilo, todo estaba oscuro, las sombras la envolvían por completo, era aquel fatídico año de 1993 cuando la economía toco fondo, nadie se explica todavía cómo es que pudimos sobrevivir, pero lo hicimos. Todos encontraban alguna forma de alumbrarse , dormían en los balcones, portales y terrazas, para atrapar la pequeña brisa y mitigar el calor que no los dejaba dormir.

Deje las maletas en la casa y me fui a caminar, quería palpar el sentir de la población, me sorprendieron con muchísimos cuentos que tiraban a broma la situación, los más jóvenes aprovechaban para esconder de los mayores los amores, no faltaba la alegría de vivir, porque a pesar de los pesares la vida continúo, las escuelas recibían a los estudiantes, la atención médica no faltó, y aunque se cerraron muchos centros de producción, siempre se encontró algo provechoso que hacer y la alegría de vivir reinaba. Como me decían algunos es excelente bailar bien apretaditos y mientras menos luz mucho mejor.

Sólo en una oportunidad pude palpar la tristeza, cuando la desaparición física de Fidel, el pueblo estaba consternado, no se escuchaba ni una palabra más alta que la otra, mucho menos una risa. Las cantinas estaban vacía, no había ni una persona pasada de copas en derredor, incluso los que nos visitaban en aquel momento admiraban el dolor de todo un pueblo. Un hombre que hasta los enemigos respetaban por su entrega a los demás.

Hoy tenemos mucho que hacer, eso se palpa en la ciudad, quieren destruirnos nuestros vecinos del norte, sueñan que se acabó la Revolución pero la juventud despierta ante las engañosas campañas para tratar de quebrar la unión que tanto dolor y sangre nos ha costado. La lucha no es fácil, más sutil y engañosa, encandilan la vista con las nuevas tecnología, inundan las redes sociales utilizando un granito de verdad para formar una montaña.

Por toda La Habana, y el país también, ves en los parques a jóvenes y viejos conectándose con familiares y amigos, hablan de todo porque tienen libertad para hacerlo, no olvidemos que en los Joven Club de computación se imparten cursos para que aprendan a utilizar el INTERNET, es una ciudad que abre sus puertas las nuevas tecnologías. Palpita la ciudad al compás de los tiempos y defiende sus conquistas. Esa es mi Habana.

 

 

Un granito de felicidad

indice

UN GRANITO DE FELICIDAD

Por Susana del Calvo

En Cuba se inició la campaña nacional 56 de vacunación antipolio, triste enfermedad con secuelas invalidantes que con tesón fue erradicada de nuestro país en la temprana fecha de 1962, poco después del triunfo de la Revolución.

En una oportunidad una alumna me preguntaba cómo era posible hacer una crónica para Radio Reloj, una emisora eminentemente informativa. La miré con una sonrisa y le dije que se acordara de su hija, que pensara en su tranquilidad como madre de que estuviera protegida de ese flagelo que la podía confinar a una silla de ruedas. Está de más decir que fue uno de los trabajos más hermosos que he leído, le salió de lo más profundo del corazón.

La polio no tiene fronteras, ataca a ricos y pobres, he conocido de muchos casos que aunque eran atendidos como príncipes fueron condenados por el infortunio. Vemos con tristeza que a pesar de ser una enfermedad que se previene con facilidad por una simple vacuna, sin embarbo hay muchos países que aun la tienen como problema de salud.

Cuando hablamos de una campaña de vacunación en Cuba, nos referimos a que estas llegan hasta los rincones más apartados de nuestro archipiélago, el personal de la salud no escatima esfuerzos ni se detiene ante dificultades en el camino, por lo cual el éxito está garantizado.

La niñez se protege en Cuba contra 13 enfermedades prevenibles, esto es de obligatorio cumplimiento para la familia, es un deber moral y saben que no puede haber retraso y si no van a la consulta tendrá en breve la enfermera en la casa, y si el caso es difícil el médico la acompaña.

Nuestros niños son los hombres y mujeres del futuro, es maravilloso verlos crecer sanos y fuertes, a todos nos satisface y no da un granito de felicidad.

La gran fiesta de todos

 

 

Por Susana del Calvo

Siempre he sido una eterna enamorada de la lectura. Desde pequeña iba a las librerías y separaba las obras que me interesaban para buscarlas en cuanto papá me diera la mesada. Mi hermana no se explicaba cómo a ella le pedían una radiografía cuando pedía un poco más y a mi me daban lo que yo pidiera. Papá sabía que era para libros.

Esa amistad con los administradores de esas tiendas me permitió poder comprar la colección de lujo de las obras completas de José Martí, que sigue siendo su autor preferido. El me enseña a pensar, a caminar, a amar y siempre está con nosotros. No hay nada mejor que esa íntima comunión que se establece a través de sus páginas.

En casa me conocían, cuando mamá me veía con un libro en la mano aseveraba que era mejor que no me hablaran pues yo estaba en otro mundo. Papá cuando me veía llorar abrazada a un tomo señalaba que de seguro estaba con Víctor Hugo y Los Misirables.

No lo puedo evitar me adentro tanto en la trama que formo parte de ella. Traté de inculcarle ese amor a mis hijos, no siempre con éxito. El INTERNET me hace competencia pero yo sigo adorando esas páginas que estimulan todos mis sentidos, sin olvidar el tacto. Abogo porque estos no desaparezcan, de ahí que aplaudo la Feria del Libro, que aunque no todos pueden comprar, siempre hay quien te de el libro amigo en la gran fiesta de todos.

Los retoños

indice

Por Susana del Calvo

 La vigencia de José Martí es indiscutible, recordemos cuando dijo Patria es humanidad y constatemos como el martiano mayor, Fidel Castro, puso ese principio en alto con la creación de la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas fundada en 1999 luego de la catástrofe ocasionada por los huracanes Jorge y Mitch a finales de 1998 en Haití y Centroamerica. No sólo era enviar nuestros médicos a socorrer esas poblaciones, era la necesidad de formar profesionales de esos países para que pudieran poner la ciencia al servicio de las poblaciones más desposeídas. Surge el Plan Integral de Salud

Hemos recorrido esos parajes apartados en la región donde laboran el personal cubano y los egresados de la ELAM, estos gozan de prestigio en sus poblaciones, hemos visto a indígenas que hoy son doctores gracias a este humanitario programa, ellos nunca hubieran tenido la oportunidad de cursar esos estudios en sus países y siempre recuerdan con amor a Fidel y a todos sus profesores que los hicieron crecer, en especial a su primer rector el doctor Juan Carrizo que ya no se encuentra entre nosotros pero pudo ver los frutos de su siembra. Hoy en día se han graduado más de 25 médicos de 94 países y el proyecto está integrado por 117 naciones de casi todos los continentes distribuidos en los diferentes años y facultades de todas las provincias cubanas.

En Venezuela vimos a egresados de otros países que fueron a prestar su ayuda solidaria a la Revolución Bolivariana en llanos y montañas, en Haití también han dicho presente y en sus países se destacan por su humanismo y alta calificación, muchos de ellos ocupan puestos importantes en sus Ministerios de Salud, por lo que podemos catalogar de muy buenos los resultados.

En estos días nos llegó una comunicación de la Asociación Peruana de Graduados de medicina en Cuba con la realización de jornadas de atención médica gratuita en homenaje al natalicio de José Martí, el autor intelectual de este hermoso programa. También en Colombia,es importante señalar que se han beneficiado mas de 1.500 Jóvenes Colombianos en su gran mayoría de los sectores menos favorecidos, muchos de ellos, al giaul que de otros países se especializan en distintas áreas de la medicina como Oftalmología, Ginecología,  Obstetricia, Urología entre otras. 

Los retoños de la Escuela Latinoamericana de Ciencia Médicas hoy en día hermosos árboles, hombres y mujeres al servicio de la humanidad, como lo soñaron Martí y Fidel.

En familia

indice

Por Susana del Calvo

Es bueno sentirse en familia, una bien grande por cierto, donde se uenen el científico de alta calificación junto al más simple trabajador. Esto han sido los festejos por el aniversario 50 de institutos de la medicina cubana, que hoy por hoy constituyen la columana veretebral del sistema cubanao de salud, elevado por su cienfificidad a los países del primer mundo.

Hace 50 años se crearon los primeros institutos por iniciativa del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro. Para muchos constituye un misterio como un país como Cuba, subdesarrollado, bloqueado por Estados Unidos, con múltiples dificultades económicas, ha podido desarrollar las ciencias con resultados únicos en el mundo.

Es un aplio abanico que nos muestra no sólo la sustitución de importaciones para dar respuesta a las necesidades de la población de un país bloqueado, en violación a todos los derechos humanos que se levanta poderoso incluso con medicamentos únicos en el mundo y con programas nacionales como el de la protección materno infantil y el desentrenamiento de los atletas de alto rendimiento de cualquier disciplina.

Lo importante en todo esto, lo más humano, es que cuando hablamos de los éxitos de la ciencia cubana vemos con estos están al alcande de todos, un simple ejemplo, dentro de muchos, es la vacuna terapeútica contra el cáncer de pulmón que ya está en la atención primaria, o la atención al adulto mayor lidereada por el Instituto de Medicina Deportiva o como el Heberprot-P que ha evitado la amputaci8ón de miembros inferiores a pacientes con úlceras del pie diabético, entre otros.

Quien osa cuestionar que en Cuba se respeten los derechos humanos. Usted?

Cuba y la Salud

POR SUSANA DEL CALVO

Al hacer un recuento de la Salud Pública en Cuba no podemos dejar de mencionar al salubrista mayor, el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, que en aquel año de 1953 en su histórico alegato La Historia me absolverá, cuando era juzgado por el ataque al Cuartel Moncada, fue capaz de ver más allá y defender el derecho universal y gratuito a la atención médica de toda la población.

Esto que parecía una quimera se hizo una hermosa realidad no sólo para Cuba, también nuestros especialistas han brindado su ciencia en más de cien países basados en una medicina de ciencia y conciencia que ha logrado salvar a millones de personas que hubieran perecido sin una atención especializada. No son meras palabras son hechos que nadie puede ignorar.

Este año ocho institutos fundados por Fidel para tener unos servicios médicos de excelencia, cumplieron 50 años de existencia con resultados de primer nivel en el campo de la ciencia: el cardiovascular, el de gastroenterología, de hematología, angiología, endocrinología, medicina deportiva, nefrología y neurología, que conformaron la columna vertebral de la investigación en función de la asistencia a la población.

El 2016 está marcado por la expansión del Zika por las Américas trasmitido al igual que el dengue, el chicungunya y la fiebre amarilla por el mosquito Aedes aegypti, principalmente, de tal forma que la Organización Mundial de la Salud emitió una alerta epidemológica.

Dada la experiencia de Cuba la Organización Panamericana de la Salud realizó en La Habana una reunión Regional de expertos a la cual asistieron varios ministros de Salud y autoridades sanitarias del área, llegándose al consenso de una acción común adaptada a las condiciones de cada país en la lucha por disminuir los niveles de infestación del vector.

Cuba desplegó desde los inicios un programa intensivo en el cual no sólo participaron el personal de salud, se incorporaron las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior y como bastión fundamental la comunidad, pues es de todos bien sabido que esa batalla se gana en el hogar. En estos momentos está en práctica un programa de sostenibilidad.

Para el estudio de los arbovirus, agentes trasmisores del Zika se creó una comisión de estudio de sus efectos secundarios, entre los que se encuentra entre las mujeres embarazadas que son infestadas, la microcefalia en el niño que puede llevar hasta un desenlace fatal.

Expertos de Cuba y Estados Unidos se han reunido en dos ocasiones para las investigaciones del tema. El programa cubano incluye una atención especial a las mujeres embarazadas y luego al bebé para poder detectar a tiempo cualquier anomalía.

En estas reuniones se llegó a la conclusión de considerar cuatro aspectos claves: la detección, la prevención, la respuesta y la investigación. En esto Cuba tiene una amplia experiencia que da como resultado que sea el país donde se registran menor número de caso de Zika, la gran mayoría importados.

Las enfermedades cardiovasculares han retomado este año el primer lugar entre las causas de mortalidad en Cuba seguida muy de cerca por los tumores malignos. Ahora bien, un problema serio de salud son las enfermedades crónicas no transmisibles que según las últimas investigaciones aparecen ya desde edades tempranas y se han reforzado los programas especiales de educación a la población. La salud es un problema de todos.

La mortalidad infantil se mantiene en niveles bajos alrededor de 4 por cada mil nacidos vivos y la esperanza de vida ha subido a 78 años los hombres y 80 las mujeres.

El país produce actualmente el 65% de los medicamentos que consume e importa otros para la diabetes, sida y cáncer, que vende a precios subsidiados.

Este nivel de producción, resultado de fuertes inversiones en esa industria, aminoró considerablemente la escasez de medicamentos que
afectó a Cuba hace 10 años, y la convirtió en un grave problema nacional. La producción y comercialización de medicamentos en Cuba es totalmente estatal y se realiza a precios subsidiados.

Uno de los retos es desarrollar y potenciar la medicina natural y tradicional y la producción de fitofármacos (de origen vegetal) y apifármacos (a partir de la miel de abejas) con la calidad requerida, lo cual tiene excelentes resultados y son acogidos con beneplácito  por la población y los especialistas.

Los servicios médicos cubanos, tanto en el país como en otras regiones del mundo, se han convertido en la principal fuente de ingresos para la nación y el Ministerio cubano de Salud Pública se autofinancia. Recordamos las palabras del líder de la Revolución, Fidel Castro, que ya en aquel lejano 1961 anunciaba que Cuba sería un país de hombres de ciencia que la pondría al servicio de la humanidad.

Se realizaron múltiples encuentros nacionales del Consejo Nacional de Sociedades Científicas del Ministerio Cubano de Salud Pública, entre ellos tres que se efectuaron por primera vez, con su homólogo de Estados Unidos con los avances de cada país, el de células madres y el de muerte súbita, todos ellos se caracterizaron por el elevado nivel científico de los especialistas de todas partes del mundo y el rico intercambio de experiencias.

Aquí recordamos las palabras de José Martí: Todo hombre al nacer tiene el derecho a que se le eduque y después en pago educar a los demás y aquí agregamos en especial cuando está en juego el derecho más sagrado del hombre, la vida, eso se respeta en Cuba al salvaguardar la salud de todo ser humano.

Cuba y la salud

salud

Por Susana del Calvo

Al hacer un recuento de la Salud Pública en Cuba no podemos dejar de mencionar al salubrista mayor, el líder de la Revolución, Fidel Castro Ruz, que en aquel año de 1953 en su histórico alegato La Historia me absolverá, cuando era juzgado por el ataque al Cuartel Moncada, fue capaz de ver más allá y defender el derecho universal y gratuito a la atención médica de toda la población.

Esto que parecía una quimera se hizo una hermosa realidad no sólo para Cuba, también nuestros especialistas han brindado su ciencia en más de cien países basados en una medicina de ciencia y conciencia que ha logrado salvar a millones de personas que hubieran perecido sin una atención especializada. No son meras palabras son hechos que nadie puede ignorar.

Este año ocho institutos fundados por Fidel para tener unos servicios médicos de excelencia, cumplieron 50 años de existencia con resultados de primer nivel en el campo de la ciencia: el cardiovascular, el de gastroenterología, de hematología, angiología, endocrinología, medicina deportiva, nefrología y neurología, que conformaron la columna vertebral de la investigación en función de la asistencia a la población.

El 2016 está marcado por la expansión del Zika por las Américas trasmitido al igual que el dengue, el chicungunya y la fiebre amarilla por el mosquito Aedes aegypti, principalmente, de tal forma que la Organización Mundial de la Salud emitió una alerta epidemológica.

Dada la experiencia de Cuba la Organización Panamericana de la Salud realizó en La Habana una reunión Regional de expertos a la cual asistieron varios ministros de Salud y autoridades sanitarias del área, llegándose al consenso de una acción común adaptada a las condiciones de cada país en la lucha por disminuir los niveles de infestación del vector.

Cuba desplegó desde los inicios un programa intensivo en el cual no sólo participaron el personal de salud, se incorporaron las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior y como bastión fundamental la comunidad, pues es de todos bien sabido que esa batalla se gana en el hogar. En estos momentos está en práctica un programa de sostenibilidad.

Para el estudio de los arbovirus, agentes trasmisores del Zika se creó una comisión de estudio de sus efectos secundarios, entre los que se encuentra entre las mujeres embarazadas que son infestadas, la microcefalia en el niño que puede llevar hasta un desenlace fatal.

Expertos de Cuba y Estados Unidos se han reunido en dos ocasiones para las investigaciones del tema. El programa cubano incluye una atención especial a las mujeres embarazadas y luego al bebé para poder detectar a tiempo cualquier anomalía.

En estas reuniones se llegó a la conclusión de considerar cuatro aspectos claves: la detección, la prevención, la respuesta y la investigación. En esto Cuba tiene una amplia experiencia que da como resultado que sea el país donde se registran menor número de caso de Zika, la gran mayoría importados.

Las enfermedades cardiovasculares han retomado este año el primer lugar entre las causas de mortalidad en Cuba seguida muy de cerca por los tumores malignos. Ahora bien, un problema serio de salud son las enfermedades crónicas no transmisibles que según las últimas investigaciones aparecen ya desde edades tempranas y se han reforzado los programas especiales de educación a la población. La salud es un problema de todos.

La mortalidad infantil se mantiene en niveles bajos alrededor de 4 por cada mil nacidos vivos y la esperanza de vida ha subido a 78 años los hombres y 80 las mujeres.

El país produce actualmente el 65% de los medicamentos que consume e importa otros para la diabetes, sida y cáncer, que vende a precios subsidiados.

Este nivel de producción, resultado de fuertes inversiones en esa industria, aminoró considerablemente la escasez de medicamentos que
afectó a Cuba hace 10 años, y la convirtió en un grave problema nacional. La producción y comercialización de medicamentos en Cuba es totalmente estatal y se realiza a precios subsidiados.

Uno de los retos es desarrollar y potenciar la medicina natural y tradicional y la producción de fitofármacos (de origen vegetal) y apifármacos (a partir de la miel de abejas) con la calidad requerida, lo cual tiene excelentes resultados y son acogidos con beneplácito  por la población y los especialistas.

Los servicios médicos cubanos, tanto en el país como en otras regiones del mundo, se han convertido en la principal fuente de ingresos para la nación y el Ministerio cubano de Salud Pública se autofinancia. Recordamos las palabras del líder de la Revolución, Fidel Castro, que ya en aquel lejano 1961 anunciaba que Cuba sería un país de hombres de ciencia que la pondría al servicio de la humanidad.

Se realizaron múltiples encuentros nacionales del Consejo Nacional de Sociedades Científicas del Ministerio Cubano de Salud Pública, entre ellos tres que se efectuaron por primera vez, con su homólogo de Estados Unidos con los avances de cada país, el de células madres y el de muerte súbita, todos ellos se caracterizaron por el elevado nivel científico de los especialistas de todas partes del mundo y el rico intercambio de experiencias.

Aquí recordamos las palabras de José Martí: Todo hombre al nacer tiene el derecho a que se le eduque y después en pago educar a los demás y aquí agregamos en especial cuando está en juego el derecho más sagrado del hombre, la vida, eso se respeta en Cuba al salvaguardar la salud de todo ser humano.

Historia de amor

 

Por Susana del Calvo

 

Múltiples son los mensajes de todas partes del orbe que nos llega. Este mensaje lo recibí y por su hermoso contenido estoy de acuerdo con ella en que el mundo debe conocer su historia de amor, los invito:

Amiga y hermana, en estos momentos de tristeza, es tan poco todo lo que se pueda decir, queda claro sólo el amor a Fidel, a la Revolución cubana y gratitud con Dios y la vida por haber vivido en su misma época y haber conocido su grandeza.
Comparto mi historia contigo y quiera compartirla con millones y motivar a tantos a que compartan su historia de amor con Fidel.
MI HISTORIA DE AMOR CON FIDEL
No puedo condenar a los que hoy se regocijan por la muerte de Fidel,
más bien me produce tristeza que esas personas, no tengan la capacidad de sentir la grandeza de ese ser humano. Yo viví en Cuba varios años y muchos me preguntan si lo conocí personalmente y lo que no saben es que tengo una historia de amor con ese hombre, pero ahora llegó el momento de contarla y para eso, debo empezar hablando de mi padre.
Mi padre, Arístides, nació mucho antes de la Revolución en un pueblito cerca de la Habana llamado Alquizar; me contaba que él y su hermano mayor tenían solo un par de zapatos y se turnaban para ir a la escuela con ellos; un día uno, un día el otro. Los zapatos se rompieron y así fue como solo estudió hasta 2do grado. Mi abuela Felicia tuvo once
hijos, cuatro murieron muy pequeños, de diarreas, tétanos y otras enfermedades. Siete sobrevivieron a base de pan duro y
de lo que procuraba mi abuelo Tomas cuando lograba trabajar como peón en una finca por cortas temporadas. Mi padre recorría descalzo y casi
desnudo largos trillos en esa finca de Alquizar para llevar a su papá,
que trabajaba de sol a sol en esos surcos y por unos centavos, una
lata con un masacote de plátano verde hervido con sal que llaman fufú y que mi abuelo devoraba. Siendo aún un niño, mi padre empezó a trabajar en una panadería y entraba en la noche hasta la tarde del día siguiente por una libra de pan fresco y una libra de pan duro que mi
abuela rociaba con agua de azúcar prieta para repartirla equitativamente entre todos. Ya de adulto y muy joven, en el año 1951
se embarcó como polizón en el barco Corazón de León rumbo a Venezuela
y una vez en altamar se presentó ante el capitán para pagar su pasaje
con trabajo. Fue así, como después de estar a punto de naufragar,
llega a este país, donde pasó épocas de bonanza y épocas de pobreza,
aquí forjó una familia de siete hijos con una venezolana, mi amada
madre Alidis y nos enseñó miles y millones de cosas, valores,
principios y amor a nuestra patria Venezuela y a la de él que hicimos
nuestra, Cuba. Nos enseñó sus canciones y sus historias, nos hablaba de Fidel y de la revolución que estaban haciendo allá y yo soñaba con estudiar en un de esos colegios que vi en un documental llamado La Nueva Escuela y lo logré! Paradójicamente tengo que agradecerlo a una lesión de rodilla que sufrí y por lo viajé a Cuba donde me operaron.
En esa época (1982) no existía convenio petrolero ni nada más que pura y desinteresada solidaridad. No llegué como hija de cubano, sino como una venezolana más a través del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y como era un tratamiento largo, me dieron la
oportunidad de estudiar bachillerato, luego me otorgaron la beca para
medicina.
Un día, contándole a mi papá sobre una de esas temporadas de trabajo
voluntario en el campo mientras estudiaba en la universidad, me empezó a bombardear con preguntas, pues ese año nos había tocado en su pueblo, Alquizar. El me preguntaba tratando de ubicarse para saber exactamente en qué finca había estado y después de responder todas sus preguntas, se le humedecieron los ojos y me dijo: esa era la finca donde trabajaba mi padre… yo lo abracé, pero solo entendí la magnitud de lo que él sentía cuando me dijo: “Si cuando yo era un niño pobre y hambriento, que andaba descalzo y sin esperanza por esos surcos con una lata de fufú para papaito, me hubiera imaginado que 50 años después, una hija mía iba a estar en esos mismos surcos
trabajando voluntariamente mientras estudia Medicina, yo hubiera sido
un niño feliz y hubiera corrido con alegría!”.
Es indescriptible lo que sentí y sentimos en ese momento, es como si de repente y a pesar de las lágrimas, se hubiera borrado de sus ojos toda la tristeza pasada de su vida y de la de tantos millones de
hambrientos de esperanzas.
Siempre admiré y quise a Fidel, pero ese día empecé a amarlo y a verlo
reflejado en mi vida, en la alegría de mi padre, en los ojos de una
persona a la que pude ayudar a sanar y hasta en la vida de mis hijos.
Esa es mi historia de amor con Fidel y me emociona imaginar que
existen millones de personas en todas las latitudes, que tienen una
especial historia de amor con él.
ANA GINETH MORALES FUENTES

Mis recuerdos de la ELAM

16275-fotografia-g

Por Susana del Calvo >>

Parece que fue ayer cuando la otrora escuela de Cadetes de la Marina > en La Habana se convirtió en la Escuela Latinoamericana de Ciencias >> Médicas, recuerdo que aquello parecía un hormiguero para dar la >> respuesta al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien luego >> del paso de los huracanes Jorge, por el Caribe, y Micht por Centroamerica, dejaran a su paso la muerte y la desolación.

Fidel comprendía que no eran los médicos cubanos que acudieron como  un solo hombre para brindar su ayuda solidaria, era necesario formar  a los jóvenes de esos países como profesionales de la salud para que  pudieran atender a sus respectivas poblaciones, de ahí surge la  propuesta de esta institución que en estos años ha graduado miles de  jóvenes como médicos de alrededor de cien países.

Para ellos y para nosotros era un sueño que se hacía realidad, cuando conversamos nos dicen que Cuba es su segunda patria, que los acogieron como hijos y nunca se sentían solos. No faltaron momentos  muy difíciles para algunos ante situaciones como la pérdida de un ser  querido, pero siempre sentían la mano amiga y tenían un hombro sobre  el cual llorar cuando las lágrimas eran incontenibles. Todo el >> personal se convertía en los padres, los amigos, el confidente que >> todo joven necesita.

Aquí se agiganta la figura del doctor Juan Carrizo, quien fue el  rector de esta universidad médica hasta su reciente desaparición  física. La eterna sonrisa de aquel hombre que dedicó su vida a la obra de la Revolución, sin desmayar ante las dificultades, son un  ejemplo para las nuevas generaciones. Firme en sus decisiones, exigente ante el cumplimiento del deber, siempre podían encontrar en él a un hombre de extraordinaria inteligencia que se convertía en el padre cariñoso ante todas las dificultades.

Carrizo siempre estuvo orgulloso de los jóvenes que ayudó a formar como magníficos profesionales, algunos de los cuales ocupan elevadas  responsabilidades dentro de las autoridades sanitarias de sus respectivos países. Su obra continúa, sus semillas dan hoy los frutos >> que esperaba Fidel Castro.

En la ELAM se cuidan como joyas las culturas autóctonas que han servido como lazo indestructible para hermanar pueblos. Llenos de luz, colores y alegría nos enseñan sus raíces en hermosos  espectáculos que pueden también disfrutar los visitantes. Y es que en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas se forman  profesionales de ciencia y conciencia al servicio de la humanidad.