Entre los inmortales



Por Susana del Calvo

El 5 de marzo de 2013 la América Latina se cubrió de luto ante la muerte de un líder indiscutible, de los pueblos amantes de la paz, Hugo Chávez Frías, el Comandante Supremo, que basado en el legado de Simón Bolívar y José Martí. Fue el alma de la Revolución Bolivariana que devolvió al pueblo venezolano en primer lugar su dignidad, así como también la posibilidad real de regir su propio destino y que las riquezas beneficiaran a los más necesitados con los programas sociales.

Recorrí en varias oportunidades todo el país y era hermoso ver como la atención médica llega a los rincones más apartados del país, vi nativos en los palafitos de Maracaibo que pasaron de ser casi analfabetos a convertirse en médicos de alta calificación. Vi al pueblo reír, bailar y cantar. Ese era el sueño de Hugo Chávez hecho realidad.

Aunque nunca oculto a su pueblo su condición física y tuvo el coraje de despedirse públicamente, la noticia no fue menos impactante, las lágrimas brotaban a raudales de los ojos de grandes y chicos.

Recuerdo con el corazón cuando me invitaron a un acto los médicos cubanos que trabajan en Venezuela que con su comunidad recordaban al Comandante Supremo, las anécdotas de aquellos que tuviera oportunidad de compartir con él fueron maravillosos, en todas se palpaba el humanismo de este hombre.

Allí también pudimos ver el video de cuando el canta-autor cubano Raúl Torres interpretó su canción dedicada a Chávez ante Fidel, la cara del líder de la Revolución Cubana era un espejo que reflejaba el dolor de un padre ante la pérdida de un hijo, porque eso es Chávez para Fidel. Ese día no pude probar bocado, el dolor era profundo.

Siempre estará presente entre nosotros su eterna sonrisa junto Fidel donde ambos fueron a ocupar sus puestos de honor entre los inmortales

45420172-cached

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*