Archivo por meses: Septiembre 2014

Forjadores del futuro


Por Susana del Calvo

En estos días el Ministro cubano de Salud Pública, Dr. Roberto Morales, se reunió con los médicos que ya tienen más de 60 años de graduados y los que llevan 50 años ejerciendo su profesión, estos son los hombres y mujeres que se quedaron en Cuba al triunfo de la Revolución y que se convirtieron en profesores de profesores.
Muchos de ellos ejercen todavía, en las aulas y en la atención, son aquellos que nada mas de verte saben lo que tienes, casi todos han ocupado importantes cargos de dirección en el sistema de salud hasta en el nivel central, otros fueron fundadores de la Escuela Latinoamerican de Medicina que este año cumple 15 años de fundada y ha graduado alrededor de 20 profesionales de todas partes del mundo que hoy cumplen a cabalidad sus funciones en regiones muy apartadas de sus respectivos países. Entre ellos hay quienes se han ganado con su trabajo y alto nivel científico hasta convertirse en ministros.

Este es el resultado del esfuerzo de estos hombres y mujeres que dan lo mejor de sí en la formación de lo que hoy por hoy es la Escuela Cubana de Medicina, donde teoría y práctica son una sola, que han demostrado su amor a la humanidad y que la cooperación sur-sur es posible.

No puedo dejar de mencionar el encuentro del Dr. José Miguel Miyar Barruecos, profesor Honoris Causa, quien también perteneció a ese grupo, recordó aquellos primeros tiempos cuando se inició el Servicio Médico Rural para llevar la atención especializada a todos los rincones del país que sentó las bases para la creación de un Sistema Nacional de Salud que beneficia de forma gratuita a toda la población cubana.

Recordar es volver a vivir, las hermosas anécdotas de los participantes no faltaron, ni tampoco su disposición de continuar ofreciendo lo mejor de sí donde quiera que los necesiten.

Si hoy en día cuando el Ministro de Salud llamó a médicos y enfermeros a prestar su ayuda a los países de Africa Occidental azotados por el Ébola, más de 15 profesionales expresaron su disposición. Hoy el personal de la salud cubano está presente en más de 60 países, en regiones muy apartadas salvando la vida a personas que si no hubieran tenido una atención especializada hubieran fallecido.

Cuba, a pesar de ser un país con un bloqueo genocida de los Estados Unidos que no respeta ni los más elementales derechos humanos, tiene un caudal de inteligencia que pone a disposición de todos los que lo necesiten y comparte lo que tiene, no lo que le sobra. De ahí que seamos un ejemplo para el mundo.

Al ver a estos profesores de profesores, una vez más me siento orgullosa de ser cubana.

UN APLAUSO PARA ISIS

Hoy he recibido una de las mayores sorpresas en mucho tiempo, tanto es así que le pedí a una persona que estaba a mi lado que me pellizcaran para saber si estaba despierta o soñaba. Llegué casi de madrugada a una notaria para una de esas engorrosas gestiones legales que no te queda más remedio que hacer, esperaba una mañana dantesca en cualquier círculo del infierno y resultó todo lo contrario.

En primer lugar empezaron a recibir al público a las 7:30 de la mañana, o sea, cumplieron con el horario establecido, lo que de por sí constituye noticia para la primera página del Granma, pues aquí , puede que abran las puertas para recibir al público, pero de eso a que te atiendan parece un cuento de hadas, no son pocas las oportunidades que la recepcionista tiene que contar el último capítulo de la novela a una amiga que no pudo verla la noche anterior. Como comprenderán esto constituye un asunto de primera necesidad.

La otra gran sorpresa: una funcionaria de amplia sonrisa dió los BUENOS DIAS, elemental regla de educación que tal parece quedó en el paleolítico y con voz cristalina explicó en detalle las gestiones que allí se procesaban y los documentos que se requerían, lo mejor de todo, en un lenguaje comprensible para todos y de forma muy coherente.

En poco más de una hora ya estaba de regreso en mi casa, aunque no dejo de preguntarme porque esto es un excepción y no la regla. Precisamente en el camino le pedí permiso a un hombre para adelantarme, le di las gracias y los buenos días, de repente me detuvo y me agradeció la cortesía pues hacia mucho tiempo que no veía eso en las calles.

Parece que en la Cuba de hoy no se practica por lo general las reglas mas elementales de cortesía porque si cuesta trabajo encontrar quien de los buenos días al llegar a un lugar, a veces es mucho más difícil que te contesten el saludo.

Puedes tener tres carreras universitarias y ser un analfabeto en educación formal, pues la base de ella está en el hogar y es responsabilidad de todos. Lamentablemente esto no sólo se observa en Cuba, sino también en otros países. No piensan ustedes que la educación no debe estar ausente por la nueva tecnología donde se pierde la comunicación personal y se deja en manos de una computadora o los famosos teléfonos móviles.

Adoro los cambios cuando van a favor del progreso pero hay que tener cuidado y no caer en un abismo de incomprensiones. Afirman que una imagen vale más que mil palabras, creo eso mismo de una mirada que te permite llegar hasta lo más profundo de tu interlocutor. Aquí sirve el refrán del que nada debe, nada teme.

Lo desconocido

En la universidad de la calle la sabiduría popular califica a los siquiatras como loqueros, con lo cual no estoy de acuerdo pues locos hay en todas partes y me pregunto por qué los neurólogos, esos que estudian y tratan el cerebro, no le dicen magos.

El hombre, como especie, se expande mas alla del planeta, corre en vez de caminar, pues nuestro bello orbe guarda muchos secretos que todavía no tienen respuesta, pues todo queda como el cuento de la gallina y el huevo: quien vino primero?

Si nos referimos a ese magnifico e inigualable mecanismo que es el ser humano con respuestas increíbles, las incognitas son todavia mayores y del cerebro mejor ni hablar. Los invito a que traten de participar en alguna oportunidad en un debate, no siempre pacifico, entre estos cientificos cuyas teorias a veces difieren como el día y la noche.

Una colega me envio el resultado de unos estudios en Japón donde refiere la investigacion en lenguaje popular, que los cientificos son unos pesados, o sea, de un trato casi imposible, pero los que se dedican a las ciencias sociales son adorables. Aquí no mencionan a aquellos que se creen los plus ultra y que no miran a nadie ni de reojo.

Todos tenemos defectos y virtudes, pero para amar a la humanidad hay que empezar por tratar de llevarnos bien. Somos tan complejos que mientras unos luchan por extender la vida con calidad hasta m疽 de 120 as, otros viven a costa de la muerte de miles o millones de personas en una carrera guerrerista encubierta, como secreto a voces, porque todo el mundo sabe quien esta detras de todo esto.

Estoy a favor de las investigaciones para conocer el cerebro, pero me pregunto si esos cientificos conocen las complejidades del ser humano y que los lleva al ostracismo. Eso tambien esta dentro de lo desconocido.

VISITANTES INDESEADOS

 

Por Susana del Calvo

Hay pequeños monstruos que nos hacen la vida imposible, al caer la noche, sin que nadie le abra la puerta se aparecen en tu casa esos insectos que llaman mosquitos o zancudos, con la intención de hacerte un colador si es posible y extraerte toda la sangre para satisfacer sus apetitos. Es indudable que han mejorado la raza, son más agresivos, muy ágiles cuando pretendes cazarlos, algo casi imposible en la práctica, sin dejar de mencionar que cada vez son más grandes. Antes los detectabas por el zumbido, ya que las orejas son uno de los lugares del cuerpo preferidos por esos individuos, es como si de ahí fuera el punto de partida para planear su estrategia de ataque, en estos momentos los puedes observar a simple vista. El gobierno no hace más que fumigar por todas partes, en el hogar, en las calles, por vía aérea, pero parece que se han hecho inmunes y lo que hacen es engordar. Yo les digo que se han convertido en MIG-15 y me preocupa que mientras las autoridades sanitarias se desgastan de lunes a lunes, comunales está como de brazos cruzados y siempre encuentran una justificación para eliminar esos posibles criaderos, cuando hay gasolina, no hay carro, cuando hay carro no hay chofer, o lo más fácil, echarle las culpas a cualquiera para evitar reconocer que son un desastre. En esto también no podemos excluir al bloqueo, ese que nos han impuesto hace más de medio siglo y que lo que trata es de hacernos la vida imposible a todos, no sólo piensen en las cosas grandes, sino también en el diario quehacer, para de esa forma crear un estado de opinión favorable a sus intereses, como si los vecinos del norte son los únicos que nos pueden sacar del atolladero. No hay peor ciego que el que no quiere ver, pues sin ir más lejos ellos tienen situaciones muy peliagudas que salen a la luz cuando ya no les sirve. Así son. Hay muchos que no entienden todavía que la salud es un problema de todos, no son sólo las autoridades sanitarias, es el gobierno en general y que la batalla contra estos visitantes indeseados donde se gana en en el hogar, de ahí que tenemos que luchar todo por eliminar la indisciplina social, porque de la puerta de la casa para adentro es una maravilla, pero para afuera es un desastre colectivo, pues hay quienes no utilizan el baño de la casa y utilizan los parques en el centro de la ciudad para todo lo que usted se quiera imaginar. Me pregunto si cuando terminen estos días de intenso calor que facilita la propagación con las lluvias de estos pequeños monstruos, ellos van a querer seguir en nuestra compañía. Espero que nos dejen descansar. SITANTES INDESEADOS Por Susana del Calvo Hay pequeños monstruos que nos hacen la vida imposible, al caer la noche, sin que nadie le abra la puerta se aparecen en tu casa esos insectos que llaman mosquitos o zancudos, con la intención de hacerte un colador si es posible y extraerte toda la sangre para satisfacer sus apetitos. Es indudable que han mejorado la raza, son más agresivos, muy ágiles cuando pretendes cazarlos, algo casi imposible en la práctica, sin dejar de mencionar que cada vez son más grandes. Antes los detectabas por el zumbido, ya que las orejas son uno de los lugares del cuerpo preferidos por esos individuos, es como si de ahí fuera el punto de partida para planear su estrategia de ataque, en estos momentos los puedes observar a simple vista. El gobierno no hace más que fumigar por todas partes, en el hogar, en las calles, por vía aérea, pero parece que se han hecho inmunes y lo que hacen es engordar. Yo les digo que se han convertido en MIG-15 y me preocupa que mientras las autoridades sanitarias se desgastan de lunes a lunes, comunales está como de brazos cruzados y siempre encuentran una justificación para eliminar esos posibles criaderos, cuando hay gasolina, no hay carro, cuando hay carro no hay chofer, o lo más fácil, echarle las culpas a cualquiera para evitar reconocer que son un desastre. En esto también no podemos excluir al bloqueo, ese que nos han impuesto hace más de medio siglo y que lo que trata es de hacernos la vida imposible a todos, no sólo piensen en las cosas grandes, sino también en el diario quehacer, para de esa forma crear un estado de opinión favorable a sus intereses, como si los vecinos del norte son los únicos que nos pueden sacar del atolladero. No hay peor ciego que el que no quiere ver, pues sin ir más lejos ellos tienen situaciones muy peliagudas que salen a la luz cuando ya no les sirve. Así son. Hay muchos que no entienden todavía que la salud es un problema de todos, no son sólo las autoridades sanitarias, es el gobierno en general y que la batalla contra estos visitantes indeseados donde se gana en en el hogar, de ahí que tenemos que luchar todo por eliminar la indisciplina social, porque de la puerta de la casa para adentro es una maravilla, pero para afuera es un desastre colectivo, pues hay quienes no utilizan el baño de la casa y utilizan los parques en el centro de la ciudad para todo lo que usted se quiera imaginar. Me pregunto si cuando terminen estos días de intenso calor que facilita la propagación con las lluvias de estos pequeños monstruos, ellos van a querer seguir en nuestra compañía. Espero que nos dejen descansar.