Para toda la vida

Por Susana del Calvo

Corría la década del 60 del pasado siglo, apenas daba mis primeros pasos junto a la Revolución. Era estudiante y por la Asociación de Jóvenes Rebeldes ayudaba de guía voluntaria con los invitados que llegaban al pais para conocer a Cuba y los cubanos.

Un día me llamaron para que acompañara a la secretaria genral del Partido comunista de Argentina, Mercedes, por un recorrido de oriente hasta occidente que duraría tres meses. No había problemas, estaba de vacaciones y con mis padres había hecho ese trayecto, además siempre he sido una fanática de la historia en general y la nuestra en especial.

La fui a buscar al aeropuerto, luego que nos presentaran lo primero que me pidió fue una bebida refrescante que tuviera un toque del famoso ron cubano. La invité a un daiquirí que nos acompañó todo el camino en pequeñas dosis.

Le apasionó la región oriental tanto como a mi, y otra vez tenía que hablarle de los Madeo, du su madre, Mariana Grajales, que acompañó a sus siete hijos para que se incorporaran a la lucha por la independencia de España. Antonio Maceo no sólo fue un gran estratega militar, sino también un hombre cuyas ideas iban más allá de su tiempo junto a José Martí.

Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Calixto García, figuras cimeras que sentaron las bases de la rebeldía de los cubanos en una lucha que duraría más de cien años por nuestra verdadera independencia.

No dejé de mencionarle como las mujeres los acompañaron siempre y se convirtieron en guerreras sin abandonar su dulzura, aquí los ejemplos también fueron múltiples hasta llegar a la última etapa en la actualidad donde puso conversar con algunas de ellas. Le decía que Vilma Espín era capaz de decirle todas las verdades a nuestro vecino del norte que siempre ha tratado de aplastarnos, con una ternura y una sonrisa que nadie pensaría que estaba poniendo los puntos sobre las ies a temas escabrosos. Le ganaba siempre al que osara ofendernos.

La despedida no fue fácil, la noche anterior me confesó que se iba con la pena de no haber podido hablar con Fidel. Como quería que yo seleccionara el lugar de nuestro último encuentro, la lleve a la Plaza Cadenas, en el corazón de la Universidad de La Habana y sitio emblemático de las luchas estudiantiles.

Despacio subimos la escalinata coronada por el Alma Mater que nos abría sus brazos. Luego teníamos que atravesar los bajos de la Rectoría, eran ya más de las nueve de la noche, cuando por una de las escaleras bajaba Fidel quien se acercó a nosotras. Yo creí que a aquella mujer le daba un ataque, la emoción era tan grande que estaba colorada como un tomate y al principio apenas le salían palabras.

Conversaron durante largo rato, se hacían preguntas el uno al otro, tuve una conferencia magistral de un hombre que sentó pautas en la historia universal. A los pocos minutos ya la escalinata estaba llena de pueblo.

Ella no durmió esa noche, era un manojo de nervios, había cumplido su sueño y con creces. Yo estaba tan emocionada que casi no podía articular una sílaba, era una niña que no llegaba a los 14 años que se encontró con un gigante lo que marcaría toda su vida.

Llegó el comandante

Por Susana del Calvo

Si usted tiene sangre en las venas, y a los cubanos nos sobra, toda acción conlleva a una reacción, eso es lo que han olvidado algunos inquilinos de la Casa Blanca que desde hace más de medio siglo han experimentado todo tipo de triquiñuelas para hacer desaparecer del mapa a la Revolución Cubana.

Hace rato que quieren someter al pueblo cubano por hambre y enfermedades, luego de múltiples fracasos, de ahí que pretendan crear un ambiente de descontento que lleve a la sublevación popular. Así, tan sencillo son los intereses de Washington que por otra parte mantiene económicamente a una mafia anticubana que lo único que hace es llenarse los bolsillo y vivir de unos cuantos discursos.

Eso lo hacen también con los que se quedaron en Cuba por disímiles razones, viven como reyes de las piltrafas que reciben de los amos del norte. No les importa nada mas que llenar sus bolsillos y hasta se inventan organizaciones e invocan a la rebeldía en nombre del respeto a los llamados Derechos Humanos de Estados Unidos, el país que más los viola, no saben ni lo que son.

Siempre hemos vivido bajo la espada de Damocles, pero aquí estamos y tenemos una generación que sigue las ideas de Martí y Fidel. Saben que hay virtudes y defectos pero tienen que luchar en contra de lo mal hecho. Ese es su Moncada.

No puedo olvidar uno de los hechos abominables de esa contrarrevolución que conmovió al mundo, se les ocurrió, nada más y nada menos, que incendiar en La Habana un Círculo Infantil que cuidaba alrededor de 700 niños mientras sus padres trabajaban. Ante esta acción la reacción fue increíble, el pueblo desafió las llamas y junto a los bomberos lograron que ni un niño saliera lesionado. Se crecieron ante la barbarie, la condena fue mundial, se unieron hasta los que no están de acuerdo con nuestro sistema de gobierno.

La historia de Cuba demuestra que cuando el pueblo no está de acuerdo con sus dirigentes no se mantienen en el poder como pasó con Machado y Batista, dos sangrientas tiranías apoyadas plenamente por el Pentágono. Cuba era para ellos un burdel e intentaron llenarla de casinos para que reinara la droga y la prostitución, pero llegó el Comandante y mandó a parar, ante esa acción hubo una reacción.

Juventud acumulada



Juventud acumulada

Por Susana del Calvo

La población mundial envejece y Cuba no está exenta de esta situación, alrededor de 20% de los cubanos es mayor de 60 años, entre ellos los centenarios que tienen en su haber múltiples anécdotas, la memoria a veces falla pero sus ocurrencias nos hacen reír aunque en ocasiones perdemos la paciencia pero no dejamos de reconocer que son adorables.

Existe en Cuba un programa de atención al adulto mayor del Ministerio de Salud Pública, ahora bien, aunque hay instituciones como el Hogar de Ancianos, para aquellos que están desprotegidos y Casas de Abuelos donde son atendidos durante el día entre semana para que los familiares puedan trabajar.

Aunque todavía hay algunas de estas instituciones que dejan mucho que desear, la mayoría son una maravilla, como una que está cerca de mi casa que puede ser referencia. Poco a poco se irán recuperando toda pero en esto también tiene su responsabilidad la comunidad, no corresponde sólo a las autoridades sanitarias o el gobierno local.

La abuela de mi hija es una de esas centenarias, la visito cada vez que tengo oportunidad, tiene una memoria privilegiada, el único problema que presenta en los últimos meses es en la audición, por lo que tenemos que hablarle alto en el oído y pone la televisión para que se entere el vecindario.

Conoce al dedillo la compleja situación internacional pues está pendiente de los noticieros y la Mesa Redonda. Se sabe una cantidad de canciones increíble y las entona con melodía. Lo que más me gusta de ella son los versos que dedica a familiares y amigos en sus cumpleaños como tarjeta de felicitación. La maestra y directora de una escuela durante más de 40 años no olvida su profesión.

Todo lo hace sola, para bañarse sólo se le calienta el agua pero ella busca todo lo necesario, come sola y le gusta mucho caminar. Tiene un bastón para prevenir una caída pero siempre se le olvida usarlo, yo creo que más bien quiere demostrarnos que lo que tiene es juventud acumulada.

Una batalla sin tregua

Por Susana del Calvo

Si alguien me hubiera dicho en los finales del pasado siglo que iba a recorrer medio mundo en busca de la Brigadas Médicas Cubana le hubiera dado por respuesta una carcajada, en aquellos tiempos estaba enfrascada en las obras de la terminación de lo que hoy es la Escuela Latinoamericana de Medicina, ELAM. El padre fue el líder de la Revolución, Fidel Castro, solidario siempre ante la necesidad de formar médicos de otros países con vistas a atender a las poblaciones más necesitadas en sus respectivas naciones. Hoy suman más de 20 mil egresados de un centenar de países.

El primer grupo que llegó a Cuba era de Guatemala, jóvenes que todavía se preguntaban si sus sueños de hacerse médicos sería una realidad y así fueron engrosando las filas desde otras regiones latinoamericanas y caribeñas. Pero ahí no quedó el programa, hubo solicitudes de África, Asia y Medio Oriente que con el tiempo fueron atendidas y en esta decimoquinta graduación de la ELAM fueron alrededor de 500 jóvenes de 84 países. El alumno más integral es africano.

Conocí a una doctora norteamericana graduada hace 5 años que en la actualidad trabaja en San Diego. Sus colegas me refirieron que el pasado año fue seleccionada como la mejor médico de la localidad. Sonrojada por el halago, bien merecido por cierto, me dijo que en Cuba había aprendido no sólo la clínica, sino también a entregar el corazón para aliviar a la persona que sufre, a integrarse como una familia con su comunidad. No sólo muchos egresado vinieron al acto por los veinte años de la ELAM, todavía se encuentran aquí para recordar y volver a vivir momentos que para ellos son inolvidables.

Entre tanta gente, graduados, familiares, profesores y amigos, todavía no he podido encontrar a Luther, ese especialista del primer grupo que ha revolucionado la atención médica en la Mosquitia hondureña, un lugar que para llegar a el hay que pensarlo dos veces por lo difícil que es el acceso. Al igual que otros es incansable y nos llena a todos de esa seguridad de que la mayoría de ellos cumple con la misión encomendada.

Selvas, llanos y montañas guardan en su seno el clamor de los pueblos para que no olviden qu ellos tienen sus derechos. No hay porque llorar la muerte de un niño por no haberle aplicado una simple vacuna en pleno siglo XXI. Eso tiene que acabar, de ahí la necesidad de este ejército de batas blancas con hombre y mujeres de todos los colores que se unen a los cubanos en una batalla sin tregua por la vida.

El espejo de un pueblo

 

 

Por Susana del Calvo

Las temperaturas este verano podríamos calificarlas de insoportables, pero siempre decimos igual cuando el Indio, como le llamamos los cubanos al Sol, está que arde. Mientras los mayores nos derretimos y buscamos un resquicio de sombra, los niños invaden parques y plazas sin importarles que en la noche los padres se vuelven locos con las cremas para calmarles el ardor de la piel.

Agosto, mes de vacaciones escolares, cuando los más pequeños inundar nuestras calles y son incansables, mientras los adultos estamos al borde del colapso, ellos no dejan de jugar, saltar y correr. Cuando le llamas la atención por una travesura, hacen uso de las leyes que no envidiaría un experimentado abogado. Para llegar a ti lo hacen con un beso para sobornarte.

Los payasos se multiplican para hacer reír a los reyes del hogar, van de un lugar a otro, no se cansan, al preguntarles si estaban agotados, con el esbozo de una sonrisa nos dicen que no pueden defraudar a los niños que los están esperando.

Los padres también se incorporan a estos espectáculos populares que organizan las instituciones culturales a lo largo y ancho del país para el disfrute de todos. Dicen que tenemos un poco de músicos, poetas y locos, hay que estarlo para satisfacer ese ritmo, con la cantidad de ropa que se ponen como disfraces, sin olvidar los bailes y saltos que dan.

En Cuba los niños son privilegiados, lo mejor siempre es para ellos, antes de nacer ya se lleva un control médico estricto del desarrollo del embarazo, una alimentación reforzada y si la mujer es trabajadora puede disfrutar de un año de licencia para garantizar la lactancia materna, el contacto con el bebé para que reciba todo el amor del mundo. Al regresar a sus labores mantiene su puesto.

Los niños no saben mentir, ni fingir una alegría que no sienten, es por eso que cuando festejan, en primer lugar la libertad, no hay temores de que sean secuestrados o insertados en el tráfico de órganos u otras aberraciones y ellos sienten esa seguridad. Cuando a viva voz entonan sus cantos se nos llena el alma de felicidad porque ellos son el espejo de un pueblo·

Nos cuida bien nuestro doctorcito

Por Susana del Calvo

La vida está llena de momentos sublimes que en ocasiones no tenemos en cuenta en toda su dimensión y repercusión, de ahí que nunca pueda olvidar los preparativos para adaptar una instalación para lo que sería la Escuela Latinoamericana de Medicina, la ELAM, que ya tiene 20 años de fundada. Aquello era un hormiguero y la palabra descanso se borró del diccionario, pero se logró para recibir el primer grupo de estudiantes que vino de Guatemala.

Hoy por hoy ya tiene alrededor de 20 mil graduados de diferentes regiones del Mundo, en general con un desempeño profesional reconocido por el pueblo y las autoridades sanitarias, algunos incluso desempeñan altas funciones en sus respectivos países, hasta llegar a Ministros de Salud Pública.

No puedo olvidar el día que el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, inauguró esa instalación que como una cascada se extendería por el país. Cuando llegan a Cuba hacen los dos primeros estudios en la ELAM, luego continúan en una de las más de 20 facultades de medicina ubicadas en todas las provincias.

Con ellos he conversado en La Habana, Santiago de Cuba, Santa Clara y otros lugares, siempre se destacan por su disciplina y dedicación a los estudios. En esta XV graduación de la ELAM, obtuvieron sus títulos 462 estudiantes de 84 países. Un enjambre maravilloso, hablaban en disímiles lenguas y dialectos, muchos acompañados de sus familiares que no podían faltar al momento más importante en la vida de un ser querido.

El cuerpo diplomático acreditado en nuestro país estaba presente casi en pleno, pero yo quería conversar con profesionales que ya tenían varios años de graduados para que me contaran de su quehacer. Lo que reinaba en todos era la presencia de Fidel y Carrizo, este último fue el primer rector de la ELAM, un hombre sencillo, un científico incansable, un ser humano increíble que dió lo mejor de si a este proyecto en vida.

En Radio Habana teníamos un programa especial los fines de semana, donde dábamos las vivencias de los estudiantes y algunos los traíamos a la emisora para que conversaran telefónicamente con sus familiares, grabaciones muy emotivas ya que para todos era un sueño hecho realidad, jamás pensaron que podían llegar a ser médicos, la economía no daba para eso, pero todo es posible cuando se aúnan voluntades y surge en primer lugar la cooperación sur-sur, algo inesperado para los que piensan sólo con su bolsillo.

Visité a muchos en sus países y los encuentros casi siempre me arrancaban las lágrimas cuando la población venía a decirme que no dejara de decirles a Fidel: …gracias Cuba, nos cuida bien nuestro doctorcito.

Fisiología sin fronteras

 

Por Susana del Calvo y Reynaldo Calderín

Una de las asignaturas mas temidas por los que se deciden a estudiar medicina es la fisiología, parece sencilla, pero no lo es, hay que tener en cuenta que el ser humano tiene uno de los mecanismos más difíciles de asimilar, ya que no hay dos personas iguales y las reacciones pueden ser diferentes. Como esta ciencia es precisamente la que estudia esos complejos mecanismos tiene un campo muy amplio para la investigación, recordemos que como Ciencia Básicas, es imprescindible porque no podemos construir un edificio sin cimientos.

Podemos afirmar que el Segundo Congreso Panamericano de Fisiología fue un éxito, en primer lugar por lo difícil que resultaba entrevistar a los especialistas de todas partes del Mundo que no salían de las sesiones, el coffee break se convertía en reuniones bilaterales de proyectos sin fronteras, cada segundo aprendías algo nuevo y todo llegó a feliz término a pesar que Washington le negó el visado a muchos especialistas que se quedaron con los deseos de venir, pero de todas formas con bloqueo y Helms Burton asistieron más de 150 norteamericanos del más alto nivel científico, como el profesor Martin Frank, quien además de ser el Director Ejecutivo de la Sociedad Americana de Fisiología, desde el pasado año es miembro de honor de la organización cubana. Precisamente Frank fue quien tuvo a su cargo la conferencia magistral que dió inicio a este cónclave.

 Para el científico que trabaja en una investigación constante como parte de una organización sin fines de lucro, como la Sociedad Americana de Fisiología, era imposible sustraerse a las relaciones actuales entre Cuba y Estados Unidos que tuvieron avances durante la administración de Obama y califico de desafortunados los esfuerzos de Trump para sofocar las relaciones entre nuestros países y que espera sea un problema de corta duración.
En entrevista exclusiva a Radio Habana Cuba el Profesor Alberto Dorta, Presidente de la Sociedad Cubana de Fisiología, señaló: ...¨¨ hay un grupo importante de fisiólogos norteamericanos, destacadas figuras de las ciencias fisiológicas de los Estados Unidos que participaron a pesar de las recomendaciones del gobierno de Washington a  los viajeros que no hagan contacto con los científicos cubanos y  los latinoamericanos en este marco. Esto es un reto importante que ellos han tenido que asumir y no solamente en el evento como tal sino también en el evento satélite que trató un tema muy especifico que es la fisiología espacial,donde se presentaron las experiencias  que están haciendo los fisiólogos para preparar el viaje a Marte de los astronautas norteamericanos. Yo creo que es una cosa casi de ciencia ficción para el publico cubano. Desafortunadamente los miembros activos de la NASA no fueron autorizados para venir,pero no obstante a eso vino un grupo importante de científicos norteamericanos y se realizó el encuentro satélite. Y esa es una de las cosas que se presentaron,entre otros  expertos de otros áreas del mundo,como Bolivia por ejemplo que trabajan la fisiología de las alturas y también la agencia europea de astronáutica.
 Ese  simposio  realmente llamó la atención por las características muy especificas que tieney ahí se  presentó la experiencia cubana del vuelo  de hace casi 40 años y todavía las tripulaciones siguen usando los productos de las investigaciones del vuelo de Tamayo y Romanenko. Las botas que utilizan  los astronautas de todo el mundo se llaman ¨botas cubanas¨ y fue el experimento soporte que  hicieron  investigadores cubanos, quienes diseñaron esos zapatos y eso es lo que están utilizando. Los astronautas no sabían porque se le llamaban botas cubanas y ahora nosotros le demostramos que fueron los cubanos los que confeccionaron  ese calzado que se utiliza para los viajes espaciales.
Cuba no dejó de denunciar en este encuentro las trabas impuestas por la Ley Helms Burton al señalar el Director del Consejo Cubano de Sociedades Científicas Profesor Pedro Veliz la negativa del Pentágono de permitir participar a  un grupo de delegados activos de la NASA en el simposio de fisiología espacial.

En entrevista exclusiva a Radio Habana Cuba el profesor Marin Frank acotó que uno de los roles que la Sociedad Fisiologica debe desmpeñar es facilitar oportunidades de interacción y colaboración entre sus miembros y quienes asisten a sus reuniones.

Subrayó el destacado investigador que la colaboración está en el núcleo de la ciencia y que a lo largo de la historia se han reunido para investigar, ampliar los límites del conocimiento y crear un mundo mejor.

El segundo Congreso Panamericano fue una oportunidad maravillosa para que cada uno de nosotros extiendiera una mano de amistad a colegas de otros países e identificar oportunidades para cruzar las fronteras nacionales para crear un mundo mejor en el que la fisiología está en su centro.

No le quepa duda, fiel a su lema, esta organización sin fines de lucro demuestra a la humanidad que es posible, cuando se unen voluntades, lograr una fisiología sin fronteras.

 

Como si fuera ayer

Por Susana del Calvo

Tengo grabado en mi memoria aquel 8 de enero de l959, fuimos todos a casa de mi abuela que tenía un inmenso balcón que daba a la Avenida San Lázaro por donde sabíamos que iba a pasar la Caravana que venía con los Rebeldes desde la Sierra, buscábamos con ansiedad a mi papá y cuando lo vimos lo identificamos a pesar de la barba y empezamos a gritar y saltar, no sé como no fuimas a parar en la cabeza de uno de ellos.

La alegría era contagiosa, hasta los más serios sonreían, las lágrimas no faltaron porque cuando la emoción es mucha ellas siempre nos acompañan en mayor o menor medida, estaba más delgado pero estaba vivo, volvería a la casa que siempre estaba dispuesta para él.

Mi papá adorado, mi héroe de todos los tiempos, no olvidaba sus palabras cuando se reunió con nosotros en una visita inesperada y nos decía con voz grave que ese año no habría fiestas porque el pueblo de Cuba vivía uno de los momentos más terribles de su historia sumido en la sangre de sus mejores hijos asesinados por la tiranía del tristemente célebre, Fulgencio Batista.

Llegó el momento que asesinaban a cualquiera en una esquina, sin saber ni quien era, las madres ya no le prohibían a sus hijos que se incorporaran a la lucha y como Mariana Grajales, les daban todo su apoyo, había que terminar de una vez y por todas con la dictadura. Y así se hizo.

Los Barbudos, lidereados por Fidel, se convirtieron en todo un símbolo, ellos fueron los seguidores de Martí y Maceo, demostraron que más de 100 años de lucha no eran en vano, al fin podíamos hablar sin temor que nos acribillaran a balazos, podíamos construir una sociedad nueva, así me decía mi padre, y así también me incorporé a esa batalla, que sería y es aún más dura, pero hemos demostrado que un Mundo mejor si es posible cuando existe voluntad y corazón.

Ante una victoria nos parece que volvemos a ese 8 de enero como si fuera ayer.



Momentos imborrables

Por Susana del Calvo

Mucho hablamos del Programa del Médico y la Enfermera de la Familia y no porque cumpla 35 años, sino porque es como me decía una doctora, se convierten en un cura, todos vienen no sólo a ver como están de salud, también a ver al amigo porque son parte activa de la comunidad.

Como en todas partes es perfectible, los hay buenos y los hay malos pero pienso también que los agradecidos ven la luz del sol, los que no lo son sólo sus manchas. Los problemas no son problemas, son soluciones, lo que no podemos quedarnos de brazos cruzados, hay que dar el paso al frente.

La primera experiencia directa con estos profesionales fue con la doctora Raisa, nunca podré olvidar a la muchachita que debutó con nosotros apenas graduada, la enfermera fue su mano derecha y me decía que era la izquierda.

Poco a poco se fue ganando el amor de la comunidad, siempre con una sonrisa, para ella no había horario siempre que alguien fuera a buscarla ella estaba lista.

Cuando mi padre enfermó en el hospital, ella me acompañó, el especialista sólo le dió un mes de vida y fue como si me hubiera caído un muro encima que me aplastó por completo, quien me ayudo a levantarme fue la doctora y su enfermera, pero Raisa fue especial.

Con la ayuda de amigos dirigí mis pasos a la medicina verde y vivió un año con calidad, pero siempre bajo la mirada vigilante de quien ya era para mi una hija, tres veces al día venían a verlo, cuando lograban cazarlo porque siempre se iba a la esquina de 23 y 12 donde los fanáticos hablaban de pelota y se formaban una tertulias interesantes aún para los que como yo no conocían del juego y sólo aplaudíamos cuando lo hacían los demás. Eso fue durante todo un año, caminaba tres kilómetros de ida y otros de vuelta pues nosotros vivíamos en La Rampa, y eso lo hacía un hombre que tenía cáncer en los dos pulmones y regresaba fresco como una lechuga.

Se prepararon las condiciones para la fase final, ella fue el todo para que mi papá estuviera cómodo, es una mujer linda por dentro y por fuera, el viejo no dejaba de halagarla y se ponía colorada.

Pasaron los años pero no he dejado de ir a visitarla a su nuevo puesto de trabajo, hizo otra especialidad y es una magnífica oftalmóloga,pero siempre me decía que para ella fue fundamental haber hecho Medicina General Integral, que la comunidad le había enseñado más que la Universidad.

Cuando se despidió de nuestra comunidad lo hizo con una sonrisa y lágrimas en los ojos. Son momentos imborrables.

Muerte encefálica


Por Susana del Calvo

En una tarde apacible me senté a conversar con el profesor Calixto Machado, una gloria de la medicina cubana. Hasta el momento siempre he participado en los Simposios Internacionales sobre Muerte Encefálica que él dirige desde 2001 y en esta su octava edición unieron los trastornos de la conciencia, así como también se efectuó paralelamente el Congreso de Neurofisiología Clínica y Neurociencias, lo que constituyó un encuentro al más alto nivel científico en el mundo de carácter multidisciplinario.Nos tuvo a todos atrapados en ese misterio que es nuestro cerebro al presentarnos los resultados de las investigaciones y la utilización de nuevas técnicas para el diagnóstico o el tratamiento.

El doctor Calixto Machado, es el gran artífice de estos encuentros, fue quien sentó las bases legales en Cuba para la definición de muerte encefálica con el Instituto Cubano de Neurología y Neurocirugía, de ahí la Resolución 90 del Ministerio de Salud Pública, la cual permite ser coherente a la hora de diagnosticar la ME y resulta de gran utilidad para el desarrollo del servicio de trasplante de órganos. El profesor Machado dirige la Comisión Nacional de Diagnóstico y Certificación de la Muerte en nuestro país.

Una persona puede respirar y su corazón funcionar, pero si su cerebro no lo hace ya no está viva porque hasta el momento no se ha encontrado la forma de que vuelva a trabajar, de ahí que sea tan importante la determinación de la muerte encefálica.

Si hacemos un poco de historia el profesor Machado nos narra como a finales de la década de los 50 del pasado siglo, con las terapias intensivas, hubo una revolución, se podían mantener funciones vitales mientras el cerebro estuviera activo, en algunos casos el paciente se salvaba, pero en otros se deterioraba cada vez más el cerebro y este se detenía. En esos casos si la familia está de acuerdo se utilizan los órganos para la trasplantología lo que permite salvar otras vidas con los avances en ese campo.

También conversamos sobre el coma y el estado vegetativo, dos cosas diferentes, el primero siempre estará en terapia intensiva, el segundo puede pasar a una habitación sin tener relación con el entorno, necesita asistencia pero es como estar y no estar, despertar a veces en años, como si volviera a nacer.

Hay nuevas terapias para los trastornos de la conciencia, al existir el mapeo cerebral, se puede detectar el punto afectado y allí aplican ligeros choques electricos con magníficos resultados y de esa forma se elimina un mundo de medicamentos, con lo cual pienso que no pueden estar muy de acuerdo las trasnacionales que no les importa el enfermo sino su bolsillo.

Aspectos filosóficos, legales, religiosos y otros más fueron abordados en este Simposio que nos deja las puertas abiertas al querer conocer mucho más.